Los futuros del petróleo repuntaron casi 3% el miércoles ante una baja de los inventarios de crudo en Estados Unidos y después de que fuentes indicaron que el mayor exportador mundial, Arabia Saudita, quiere un precio del crudo más cercano a 100 dólares por barril.

El nuevo halcón de los precios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Arabia Saudita, se alegraría si ve un alza del precio del crudo a 80 dólares o incluso a 100 dólares por barril, dijeron tres fuentes de la industria, una señal de que Riad no propiciará cambios al acuerdo de recorte de suministros, pese a que el objetivo original del pacto esté cerca de cumplirse.

Los futuros del crudo Brent cerraron con un alza de 1.90 dólares, o 2.7%, a 73.48 dólares por barril, mientras que los futuros del West Texas Intermediate de Estados Unidos avanzaron 1.95 dólares, o 2.9%, a 68.47 dólares, un pico desde fines del 2014.

Los precios se vieron respaldados por una baja generalizada de los inventarios de petroleros en Estados Unidos, con un descenso mayor de lo esperado de la gasolina y los destilados debido a un incremento de la demanda

Los inventarios de crudo bajaron en 1.1 millones de barriles como resultado de una caída de 1.3 millones de barriles por día (bpd) en importaciones.

“Puede que sea uno de los reportes más alcistas desde hace tiempo, con caídas de los inventarios”, dijo John Kilduff, de Again Capital Management en Nueva York. “Más allá de los titulares, la demanda de gasolina fue muy fuerte, virtualmente como en verano, y las exportaciones de crudo volvieron a subir hacia 2 millones de bpd desde 1.75 millones”.

Las compras previas al reporte comenzaron tarde el martes, según Brian LaRose, analista técnico de United-ICAP.

El mercado halló respaldo en la expectativa de que se mantengan los recortes a la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. La OPEP y 10 productores rivales han reducido el bombeo en conjunto en 1.8 millones de bpd desde enero del 2017.