El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, descartó las sugerencias de que el mayor exportador mundial de crudo pueda reducir su producción para frenar un desplome de los precios y aseguró que el bombeo del reino se había mantenido estable hasta el mes pasado.

Consultado sobre si pensaba que sería necesario reducir la producción de petróleo antes de la próxima reunión de la OPEP en junio, el funcionario respondió: ¿Por qué deberíamos recortar la producción? ¿Por qué? .

Estas son las primeras declaraciones de Naimi después de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) el 27 de noviembre, donde se decidió mantener la producción del grupo sin cambios.

Al margen de una conferencia anual de cambio climático de la ONU en Lima, Naimi insistió en que el mercado se equilibraría por sí solo, sin la intervención del reino.

Esto ha sido interpretado como un cambio en la tradicional política de Arabia Saudita de ajustar su producción según las necesidades del mercado petrolero.

Los precios del crudo han caído más de 10 dólares el barril desde la reciente reunión de la OPEP, pero Naimi no mostró mayor preocupación.

El funcionario informó que la producción de petróleo de Arabia Saudita en noviembre fue de 9.6 millones a 9.7 millones de barriles por día, cifra consistente con las estimaciones de octubre.

Eso no va a cambiar a menos que otros clientes vengan y digan que quieren más petróleo , sostuvo.

En cuanto a si el mercado estaba con exceso de suministro, aseguró: Pueden verlo en el precio . No especificó en qué grado o en cuánto estaba sobreabastecido.

Los precios del petróleo han extendido su fuerte caída tras la reunión de la OPEP y el miércoles bajaban a mínimos de cinco años de menos de 65 dólares por barril.

OPEP baja previsión de demanda de crudo

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) redujo sus previsiones sobre la demanda mundial de crudo para el 2015, ante el débil panorama de crecimiento en Europa y Asia, incluso en China, el principal consumidor del mundo.

En un informe mensual sobre el comportamiento del mercado petrolero, la OPEP estimó que la demanda global del crudo en el 2015 caerá a 28.92 millones de barriles por día (bpd), lo que representa un descenso de 280,000 bpd, 0.07%, respecto de sus estimaciones del mes pasado.

El recorte representa cerca de 1 millón de bpd menos que la producción actual, que en la reunión del 27 de noviembre pasado se fijo con el objetivo de bombear 30 millones de barriles diarios.

La reducción de sus estimaciones se deben en gran parte al débil crecimiento de la demanda global en el 2015 por el endeble panorama en Europa y Asia, incluida China, y la producción en los países ajenos a la organización, principalmente Estados Unidos.

La OPEP, que produce casi la mitad del crudo que se consume a nivel mundial, prevé que el suministro fuera de su grupo aumente durante el 2015 en 1.36 millones bpd respecto de sus proyecciones de su reporte del mes pasado.

Además, la OPEP advirtió en su reporte que la demanda de crudo podría desacelerarse, si los precios continúan débiles o bajan más de 40% que en promedio se han depreciado en las últimas semanas, los niveles más bajos desde hace cuatro años.

Si la caída actual en los precios del crudo se mantiene durante un periodo mayor, impactará a las proyecciones de suministro de fuera de la OPEP para el 2015, especialmente al crecimiento anticipado del esquisto , destacó el texto.

Los precios del crudo se ubican por debajo de lo que la mayoría de los 12 miembros de la OPEP necesitan para mantener en equilibrio sus presupuestos anuales.

El barril de crudo tipo Brent, de referencia mundial, para su entrega en enero cotizaba este miércoles en torno a 65.70 dólares por barril poco después del mediodía, cerca de 65 dólares que ha alcanzado desde septiembre del 2009.

El ministro de Energía de Argelia, Youcef Yousfi, informó esta mañana que ante la baja de los precios del crudo, la OPEP podría sostener una reunión de emergencia antes de su sesión regular, prevista para el 5 de junio próximo, para discutir la forma de cómo afrontar la caída. (Notimex)