Arabia Saudita planea bombear hasta 11 millones de barriles de petróleo por día (bpd) en julio, el mayor volumen de su historia, sobre los 10.8 millones de bpd de junio, dijo a Reuters una fuente en conocimiento de los planes quien pidió anonimato.

El sábado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó con Rusia y con otros aliados elevar la producción petrolera a partir de julio en cerca de 1 millón de bpd.

Riad prometió un incremento “cuantificable” del bombeo, pero no entregó cifras específicas.

Irán, en el limbo

El ministro del Petróleo de Irán dijo que el acuerdo de producción de crudo entre los miembros de la OPEP no especificó un incremento en el bombeo y que una cifra de 800,000 bpd era una interpretación de algunos miembros del cártel.

La OPEP y otros importantes productores, que se reunieron en Viena, acordaron el viernes elevar la producción a partir de julio, pero no anunciaron un objetivo claro para el incremento del bombeo, lo que dejó a los operadores preguntándose cuánto más extraerán.

“Pese a lo que algunos (miembros del cártel) dicen sobre el incremento de producción de la OPEP de alrededor de 800,000 barriles (por día), no hay una cifra en el comunicado”, comentó Bijan Zanganeh, citado por la agencia del Ministerio del Petróleo de Irán, SHANA.

“La sugerencia de Irán fue primero equilibrar el mercado petrolero, asegurar el cumplimiento de 100% de los miembros con el acuerdo y después decidir sobre un incremento de producción en la próxima reunión, si fuera necesario”, expuso Zanganeh.

Agregó que la sugerencia de Irán fue aprobada en la última cumbre de la OPEP y que “si un país tiene una interpretación diferente de este acuerdo, Irán lo planteará ante los miembros de la OPEP”.

Zanganeh afirmó que algunos países quieren enviar “señales positivas al mercado o a Estados Unidos”, pero que eso no se relaciona con la decisión de la OPEP.

Estados Unidos, China y la India han instado a productores de petróleo a liberar más suministro para impedir un déficit de petróleo que pueda minar el crecimiento económico global.

Irán, el tercer productor de crudo más grande de la OPEP, ha exigido que el cártel rechace llamados del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a un incremento en el suministro de petróleo, argumentando que contribuyó a una reciente alza en los precios al imponer sanciones a Irán y a Venezuela, otro miembro de la OPEP.

Presiones de EU impulsan precio del crudo

Los precios del petróleo subieron más de 2% el martes, y el referencial estadounidense superó los 70 dólares por primera vez en dos meses, en medio de la presión del gobierno de Estados Unidos a aliados para que suspendan las importaciones de crudo iraní.

“Ya estaba establecido que los europeos iban a reducir sus compras e incluso algunos esperaban poder salvarse de sanciones”, dijo Matt Smith, del gabinete ClipperData.

“Pero Estados Unidos aumenta la presión sobre los países asiáticos, como China e India, que en el pasado consiguieron exenciones”, añadió.

El referencial Brent del mar del Norte subió 1.58 dólares, o 2.11%, a 76.31 dólares el barril, mientras que los futuros del crudo liviano de Estados Unidos ganaron 2.45 dólares, o 3.6%, a 70.53 dólares el barril.

Estados Unidos está presionando a países para que frenen sus importaciones de crudo iraní desde noviembre, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado, y no otorgará ninguna exención a las sanciones.

“Vamos a aislar flujos de financiación iraní y vamos a intentar destacar  la totalidad del comportamiento maligno de Irán en toda la región”, comentó el funcionario, que pidió mantener el anonimato, a los periodistas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en mayo que su país se retiraba del acuerdo firmado en el 2015 entre Irán y seis potencias mundiales para limitar el desarrollo nuclear iraní a cambio de suspender algunas sanciones. (Reuters y AFP)