Arabia Saudita produjo volúmenes récord de petróleo en noviembre, en momentos en que se apresta a contribuir a un acuerdo global para reducir los suministros mundiales y en desafío de las expectativas de los mercados sobre un menor bombeo.

El mayor exportador de crudo del mundo informó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que produjo 10.72 millones de barriles de petróleo por día (bpd) en noviembre, dijo una fuente de la organización, un incremento respecto del volumen de bombeo de 10.62 millones de bpd registrados en octubre.

En julio, la producción del reino alcanzó 10.67 millones de bpd, marcando el anterior máximo histórico.

Irak, en tanto, dijo que su producción oficial de noviembre se ubicó en 4.8 millones de bpd, por encima de 4.77 millones de bpd de octubre, al tiempo que sus exportaciones de crudo tocaron un récord de 4.05 millones de bpd.

Kuwait, que también pertenece a la OPEP, indicó que bombeó 2.9 millones de bpd en noviembre, por debajo de 3 millones de bpd producidos en octubre.

Mientras que Emiratos Árabes Unidos mantuvo sus niveles de extracción virtualmente estables, en 3.19 millones de bpd, de acuerdo cin cifras oficiales del bloque de naciones exportadoras.

Arabia Saudita se comprometió a reducir su producción a 10.05 millones de bpd como parte de un acuerdo de la OPEP alcanzado el 30 de noviembre, a fin de recortar los suministros del grupo a 32.5 millones de barriles por día.

El incremento de noviembre implica que Arabia Saudita, el principal productor de la OPEP, tendrá que redoblar esfuerzos para cumplir con el plan de recorte del bombeo que comenzará a ser implementado en el 2017; será su primer acuerdo de reducción de oferta desde el 2008.

Arabia Saudita, líder del cártel energético, ha dicho que el acuerdo debe incluir a los miembros de la OPEP y también a los productores independientes del energético.

valores.@eleconomista.mx