El oro ha mostrado fuertes avances, cerrando el martes en los 1,293 dólares la onza. Actualmente, el metal dorado encuentra un escollo clave de corto y mediano plazo en los 1,295–1,300 dólares la onza, y que de ser superado, implicará una señal de fortaleza de mediano plazo buscando regresar a los 1,350 dólares, e incluso valores más ambiciosos para adelante.

Una alternativa para invertir en oro es mediante la utilización del ETF que replica el movimiento del oro tal como el GLD, o utilizar un índice de acciones mineras, las cuales se ven favorecidas ante una recuperación del metal. Este índice es justamente el GDX, siendo el NUGT el índice apalancado del mismo los cuales han mostrado importantes avances en estas últimas semanas producto de las alzas evidenciadas en los metales.

Así, como el oro encuentra una fuerte resistencia en la zona de máximos actuales, se observa que el GDX también encuentra un escollo clave en la zona de 23.20–23.50 dólares y con el quiebre de tal nivel, se ampliaría el avance con miras de llevar al ETF hacia los 25 dólares en una primera instancia y 27.70 – 27.80 dólares luego, junto a los máximos previos y escollo clave de mediano plazo.

En tanto, en caso de intentos bajistas, el GDX encuentra soporte en los 22 dólares o potencialmente en los 21–20.80 dólares, siendo los 20.40 dólares el nivel de soporte de mayor peso en el corto y mediano y desde donde la tendencia alcista deberá ser retomada, tal como lo proyectado.

En caso contrario, se podría ver un ajuste adicional, siendo los 19.30 – 19.00 dólares el nivel de soporte de mayor peso en el mediano plazo para el GDX y desde donde la tendencia alcista deberá ser finalmente retomada.

fondos@eleconomista.com.mx