Apple (AAPL) se encuentra permanentemente en el centro de las noticias en temas de mercados y negocios. En las últimas semanas, los anuncios sobre su recompra de acciones están generando un efecto positivo sobre su cotización. Si bien la compañía encuentra dificultades para incrementar sus ventas, el precio de entrada resulta atractivo desde una mirada de largo plazo.

El magnate Carl Icahn, famoso por sus intervenciones en diferentes compañías a lo largo de los años y su reciente participación en la fabricante del Ipad, fue de los impulsores de esta movida.

Desde su desembarco en Apple, le está demandando que incremente su programa de recompras a 50,000 millones de dólares, sin embargo, hace algunos días anunció que piensa desistir en sus intentos de batallar contra el management de la empresa.

Icahn anunció su cambio de postura luego de que su CEO, Tim Cook, comentara en una entrevista con el Wall Street Journal que había recomprado más de 14,000 millones de dólares en acciones en sólo dos semanas, lo que eleva el monto de la operación en el último año a cerca de 40,000 millones.

Apple cuenta con un saldo de efectivo e inversiones líquidas por cerca de 159,000 millones de dólares en su último balance y, además, generó 22,600 millones sólo en el último trimestre. Teniendo esto en cuenta y que sus papeles cotizan a precios inferiores a los del promedio de mercado, la recompra parece ser una jugada inteligente por parte de la empresa.

Al reducir su circulación a través de esta estrategia, la compañía incrementa sus ganancias por cada una de ellas. Por lo tanto, es una movida de ingeniería financiera para tratar de hacerlas crecer y ahorrarse los pagos de dividendos sobre ellas. En el mismo sentido, como están subvaluados, le puede resultar una inversión rentable al retirarlas de mercado a un valor conveniente.

Según Cook, la decisión de acelerar este programa fue tomada al observar que sus papeles caían luego de su último reporte de ganancias en el que superó las estimaciones promedio de los analistas de Wall Street.

Si bien hubo algunos datos negativos durante el trimestre, como las ventas del iPhone que fueron menores a las esperadas y una estimación de resultados poco estimulante para el próximo período, no puede dejarse de lado la cuestión de que tanto su facturación general como sus beneficios superaron los pronósticos.

El mercado parece tener un tono negativo y severo con la firma en los últimos tiempos y esto puede estar relacionado, en buena medida, con las dudas sobre su capacidad de innovación en ausencia de su fundados, Steve Jobs.

Cook ha anunciado en diversas ocasiones que Apple va a ingresar en nuevas categorías de productos durante 2014 y esta podría ser la prueba de fuego para la empresa en los próximos meses.

Si logra comercializarlos con éxito, conseguiría despejar muchas de las dudas de los analistas. En caso contrario, es de esperar que sus acciones continúen cotizando a valuaciones pesimistas debido a la desconfianza sobre su capacidad de crecimiento a largo plazo.

Sus papeles parecen haber marcado un doble piso en los 390 dólares entre mediados de marzo y finales de junio de 2013. A partir de allí, comenzó una recuperación que se quebró tras el reporte de resultados del tercer trimestre.

A su vez, encontraron soporte en los 490 dólares luego de la brecha bajista a finales de enero, y los anuncios sobre las recompras de sus activos parecen estar generando un impulso positivo en las últimas semanas.

El primer objetivo alcista puede señalarse en niveles de 560 dólares, que funcionaron como resistencia durante el primer mes del año. En caso de ruptura ascendente, puede identificarse una segunda meta en los máximos de 2014 cerca de los 575.

En cuanto a los soportes, el área comprendida entre los 490 y los 500 dólares representa la primera zona de importancia a mediano plazo. Por debajo de allí, pueden identificarse otros de mediano plazo en los 475, primero, y 450 después.

Apple cotiza a un ratio precio/ganancias de 13.50 veces sus beneficios del último año, lo que permite un considerable margen de apreciación si la compañía logra acelerar sus tasas de crecimiento.

Por eso, su valor objetivo estimado es de 650 dólares por papel frente los 543.99 actuales, lo que implica una posibilidad de mejora del 19.50% y se recomienda la utilización de un stop loss por debajo de los 490.

*Texto de Andrés Cardenal

[email protected]