En la sesión de ayer, las acciones de Apple y de Intel sufrieron un descenso de más de 3%, luego de que fuentes del mercado revelaran que la compañía de la manzana podría abandonar los procesadores que fabrica Intel.

Los papeles de Apple cayeron 3.83% a 558 dólares; mientras que los de Intel descendieron 3.77 a 20.91 dólares por acción.

Se filtró que la empresa de Cupertino busca remplazar los procesadores de Intel en sus computadoras Mac con el chip basado en el diseño ARM, que utiliza en los iPhones y el iPad, debido a que sus ingenieros han tenido sólidos avances en el chip.

Sin embargo, la empresa se encuentra comprometida con Intel, por lo que es poco probable que cambie en los próximos años, aunque la transición hacia su propia tecnología es inevitable a medida que las características de los celulares y de las computadoras personales son cada vez más similares.

Apple es un pionero, y una vez que hagan su propio chip, muchos otros podrían seguir un camino similar. Si la movilidad es más importante que la funcionalidad, entonces tendremos un clima completamente distinto con respecto al que estamos lidiando hoy , indicó el analista de Gartner, Sergis Mushell.

La noticia le cayó como balde de agua fría a Intel, que ya ha sido afectado por un estancamiento del mercado para equipos que ejecuta Microsoft.

Intel ha trabajado con Apple desde el 2005, cuando esta última prefirió utilizar los procesadores de Intel debido a que eran más rápidos y no se calentaban tanto como los productos de IBM.

Por otro lado, los inversionistas se muestran cautelosos ante la capacidad de Apple para enfrentar a la competencia y continuar como líder innovador en el mercado.