Representantes de casas de Bolsa aplaudieron el arranque de la Bolsa Institucional de Valores (Biva) y confiaron en que pronto sus inversiones rindan frutos y sean una palanca para el desarrollo del mercado bursátil mexicano.

“Es una noticia que ya esperábamos, ahora lo que tenemos que ver es que las inversiones de los intermediarios nos den frutos”, manifestó el presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), José Méndez Fabre.

Luego de la ceremonia del inicio oficial de operaciones de la Biva, el representante de los intermediarios bursátiles adelantó que la nueva Bolsa está por presentarles un programa de promoción para crecer el mercado.

Recordó que durante años han trabajado con la BMV en la promoción del mercado a través del lanzamiento de diversos programas como el más reciente, Certificación Prime, para que un mayor número de empresas, pequeñas y medianas, se listen en el mercado de deuda y capitales.

“Hay que esperar a ver cuál es el plan de promoción de la Biva y lo apoyaremos en conjunto las casas de Bolsa para impulsar más el mercado”, aseguró.

De las 35 casas de Bolsa que operan en México, dijo, 30 se conectaron de manera directa a la Biva y cuatro de manera indirecta. Una más está por hacer su conexión debido a que está en espera de luz verde para comenzar a operar.

Reto

El presidente y director general de Barclays México, Raúl Martínez-Ostos, dijo que con la llegada de un nuevo jugador el reto es crecer el tamaño mercado bursátil y reforzar la cultura financiera entre los inversionistas y potenciales emisores.

“El costo para conectarnos a los sistemas de la nueva Bolsa fue relativamente pequeño (...) pero al final estamos todos apostando al futuro del mercado”, señaló.

En el mismo sentido se refirió el director general adjunto de Negocios de Monex, Moisés Tiktin, quien comentó que la primera reacción al anuncio de la Biva fue de shock.

“No queríamos más costos, debíamos entender el proceso (...) Hubo que adaptarnos a ciertos tiempos, pequeños retrasos en ciertos momentos, pero al final del día todas las casas de Bolsa nos pusimos las pilas y entendimos que, aunque nos costaba un poco más de chamba y con los costos adicionales de inicio, valía la pena por el desarrollo del mercado”.

Coincidió con que el gran reto es crecer el número de emisoras e inversionistas, así como aumentar la promoción de las bolsas del país, por lo que los beneficios de la Biva se verán hasta el mediano plazo.

“El peor enemigo para el mercado de valores es la falta de conocimiento más que la competencia o costos”, continúo, “al final del día lo que necesitamos es un mercado mucho más grande”.

Un parteaguas

El presidente de Bursamétrica, Ernesto O’Farril, dijo que Biva abre un parteaguas en la historia del mercado de valores, aunque se cuestiona su entrada será un detonador para el mercado.

“Los dueños de las bolsas han sido grandes bancos que no les ha interesado desarrollar el mercado y hemos visto una miopía de la autoridad durante décadas que no se ha preocupado por desarrollar el mercado, por eso el mercado tiene un tamaño que no le corresponde para el tamaño de la economía”, manifestó O’Farril, quien está en espera de recibir el oficio para iniciar operaciones como casa de Bolsa.

El socio director senior y copresidente del fondo privado Nexxus Capital, Arturo Saval, consideró que la apertura de una segunda Bolsa es una oportunidad histórica para darle un nuevo rumbo al mercado y promover la inclusión bursátil.

“El hecho de abrir una segunda Bolsa de valores es un parteaguas que permite cuestionar algunas de las prácticas históricas (...) Biva es una Bolsa disruptiva que va a permitir tener mucha más amplitud y que empresas de tamaño mediano accedan al financiamiento”, consideró el socio del fondo de capital privado que ha llevado a empresas a listarse en Bolsa.

[email protected]