Las economías exportadoras del petróleo como México estarán sometidas de nuevo a presiones fiscales y financieras el año entrante, tomando en cuenta que los futuros están negociándose por debajo de 50 dólares por barril, anticipa el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

La mayor asociación de entidades financieras globales explica que esta constante en la caída del precio del petróleo, que ha completado 18 meses consecutivos, ha tenido un impacto de 25% del PIB en promedio en la caída de los ingresos petroleros de los seis mayores exportadores de petróleo donde el IIF tiene presencia.

Estos exportadores son México, Venezuela, Nigeria, Rusia, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

Economistas del IIF explican que México es el menos afectado entre los seis exportadores del hidrocarburo, por ser el que tiene la menor dependencia de los ingresos petroleros, estimada en 3% del PIB.

En contraste, economías como Arabia Saudita tienen 38% del PIB de sus ingresos recargado en las exportaciones del petróleo; los Emiratos Árabes 28% y para Venezuela representan 24% del PIB.

El impacto del precio del petróleo en el PIB de estos seis países también ha sido diferenciado en la medida que adoptaron diferentes mecanismos de ajuste.

Por ejemplo, en dos de los seis países comparados, la caída de los ingresos petroleros se tradujo en contracciones del PIB, en Rusia y Venezuela, siendo la más pronunciada y consistente, la de Venezuela, que inició en el 2014, con 10% negativo, continuó en el 2015 y esperan se sostenga en el 2016. Pese a que sí ha tenido efecto la caída de los ingresos petroleros en el crecimiento del PIB de los otros cuatro exportadores, las políticas aplicadas para contrarrestarlo favorecieron registros positivos en el crecimiento económico.

Ése es el caso de México, que pese al deterioro del mercado petrolero se ha mantenido en expansión consistente del 2014 al 2016.

Los especialistas del IIF explican que estas diferencias en el manejo de las finanzas públicas y el impacto que han tenido la caída de los precios del petróleo en el PIB ha sido absorbido por la depreciación cambiaria.

Como resultado, México es de los países que han experimentado el menor deslizamiento de su moneda frente al dólar, estimado en 12 por ciento.

[email protected]