El año bursátil no ha comenzado bien. Son varios frentes abiertos los que están mermando, el ánimo de los inversionistas en estas primeras sesiones del año en las que los principales índices están perdiendo importantes soportes.

En lo que llevamos de año, las bolsas están sufriendo un severo golpe al tener que digerir la desaceleración de China y la caída del precio del crudo por la tensión existente actual entre Irán y Arabia Saudita, que aleja cualquier expectativa de consenso en el seno de la OPEP , explican desde el departamento de Análisis de Bankinter.

A estos focos de incertidumbre se une la inestabilidad política en España y que está impidiendo a las bolsas arrancar el 2016 con buen pie.

Juan José Fernández-Figares, director de Análisis de Link Securities, considera que los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses comienzan a presentar claros síntomas de sobreventa aunque por el momento, no identifican ningún catalizador que pueda hacer cambiar a corto plazo la tendencia de los mismos .

La pregunta que se hacen los inversionistas en estos momentos es hasta dónde pueden llegar a caer las bolsas en esta situación.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, asegura que es complicado fijar un suelo en un mercado en caída libre dominado por el pánico. El pánico no es racional .

Las voces que llaman a la prudencia en estos momentos dominan entre los analistas.

Fernández-Figares cree que es mejor esperar a que pasen estos momentos de incertidumbre.

Por su parte, desde el departamento de Análisis de Bankinter indican que en este entorno adverso, con la incertidumbre de corto plazo (petróleo, la desaceleración de emergentes, sobre todo China), la velocidad en la normalización de la política monetaria de la Fed o los beneficios empresariales que ofrecen perspectivas limitadas en el primer trimestre del 2016, las bolsas seguirán sufriendo .

Sin embargo, la firma añade que en un horizonte temporal más amplio, probablemente el entorno se vuelva más benigno, favorecido por un petróleo barato, un euro debilitado, unos costes de financiación extraordinariamente bajos y un ciclo moderadamente expansivo; sin embargo, las incertidumbres de corto plazo impiden que el mercado ponga en valor todos estos factores de respaldo de manera inmediata .

Cautela

Por su arte, desde Banca March, recuerdan que en el momento actual reiteran su posición algo más cauta de cara a la evolución de los mercados este año, en el que la volatilidad seguirá presente.

Tras haber reducido el riesgo de las carteras modelo en noviembre y diciembre, nuestra recomendación es mantener las posiciones para los distintos perfiles de riesgo .

Otros analistas creen que, tras las últimas caídas, ha llegado el momento de los cazadores de gangas.

Muy probablemente estemos en una fase ya madura del tercer diente de sierra del año 2015, el que se produjo durante el mes de diciembre. Aprovechamos la actual coyuntura para aumentar posiciones, dado que todo lo esencial, resultados empresariales y múltiplos de valoración continúan estando en una situación tremendamente favorable para el inversionista , dice Jaume Puig Ribera, director general GVC Gaesco Gestión.

La Bolsa china, que es la que se supone está generando el desaguisado en el resto de bolsas mundiales, presenta los mismos argumentos desde el punto de vista técnico , explica Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio.

El experto explica que el índice de la Bolsa de Shanghai en diciembre no pudo superar los máximos de noviembre y en este arranque de año perdió la línea de tendencia alcista de corto plazo que unía los mínimos desde agosto.

China no deja de ser un foco importante de incertidumbre para los inversionistas en este comienzo de año al igual que lo fue en 2015.

Sin embargo, algunas casas de análisis como Banca March prevén que la economía china continuará en una tónica de desaceleración, pero no esperamos un desplome de ésta. Las autoridades chinas han comenzado ya a adoptar estímulos y además, aun tienen margen de maniobra para adoptar más medidas tanto monetarias como fiscales .