A tan sólo seis días de comenzar el año, los factores de riesgo, como el aumento en las tasas de interés en Estados Unidos y la abrupta caída en los precios internacionales del petróleo, ajustaron a la baja el pronóstico de algunos analistas para el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) durante el 2015.

Una de las principales razones es el proceso de normalización de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), la cual podría traducirse en un resurgimiento de la aversión al riesgo a nivel global y en un repunte de la volatilidad, aseguró Arturo Espinosa, director de Mercado de Capitales de Banco Santander.

Comentó que lo más probable es que la Fed inicie el alza de la tasa de interés de referencia a mediados de año. Actualmente, la tasa de interés se encuentra en 0.25%, por lo que los mercados financieros lo empezarían a descontar con varios meses de anticipación.

Consideramos que aunque el desempeño de los mercados puede ser positivo durante los primeros meses del año, el riesgo de volatilidad se incrementará significativamente hacia el segundo trimestre del año , dijo Espinosa.

Mencionó que el mayor riesgo es que pueda darse una fuerte salida de flujos de los mercados emergentes, luego de la importante entrada inversión foránea de cartera al país en los últimos años, que supera los 100,000 millones de dólares.

Agregó que ante ello el mercado bursátil mexicano seguirá operando con alta volatilidad en los próximos meses, afectado principalmente por factores externos, sobre todo por la caída del precio del petróleo y la evolución de la economía en Europa.

Cautela

Arturo Espinosa adelantó que la bolsa accionaria mexicana podría extender sus ganancias en el corto plazo, derivadas de la caída de 13% en las últimas semanas; sin embargo, el riesgo de volatilidad iría en aumento conforme avance el año.

Aunque estamos positivos para el mercado bursátil, para este año recomendamos seguir una estrategia de inversión cautelosa, ya que las bolsas accionarias internacionales presentarían una creciente vulnerabilidad , refirió.

De acuerdo con el área de Estrategia Bursátil de Ve por Más (Bx+), el pronóstico del consenso es que el IPC cierre el año en 48,500 puntos; sin embargo, es posible que no incorporarán elementos de sesgo negativo , tal es el caso de la continua tendencia a la baja en los precios del petróleo, una mayor recuperación económica en Estados Unidos que fortalecería la expectativa de inicio de alza en tasas de interés a mediados del año, así como un nulo indicio de reactivación del consumo local pese al inicio de un año electoral .

Bx+ redujo su estimado de entre 47,000 hasta 50,000 puntos a un rango medio de 46,500 puntos para el IPC.

Bx+ puntualizó que, en los primeros días de enero, el mercado reaccionó ante estos temores, a lo que se suma la situación en Grecia, que volvió a ser una variable de atención.

Juan Francisco Caudillo, analista técnico de Monex, destacó que en los primeros meses del 2015, el IPC se ajustará y podría ubicarse en niveles de hasta 37,000 puntos, debido a factores externos, uno de ellos, la inercia de los principales indicadores bursátiles estadounidenses que podrían sufrir una corrección.

No obstante, dijo, a partir de marzo, podría presentarse un nuevo rally alcista que podría llevar al IPC a niveles más sostenidos.

BMV

valores@eleconomista.mx