La autoridad financiera ampliará la supervisión y regulación a todos aquellos intermediarios que proporcionen servicios de asesoría de inversión, por lo que las sociedades operadoras de fondos y las distribuidoras de acciones de fondos estarán bajo el escrutinio de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Hasta hace unos días, las disposiciones sólo aplicaban a casas de Bolsa e instituciones financieras, por lo que se extenderán a otros intermediarios que lleven a cabo acciones de asesoría y gestión de inversiones.

En el país hay cerca de 600 sociedades operadoras de fondos, por lo que se prevé que la medida generará costos importantes.

Pablo Aspe, director general de la Casa de Bolsa de Scotiabank, mencionó que las reglas implicarán una inversión relevante para el sector.

Las disposiciones que se someterán a la consideración de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) obligarán a las entidades a determinar el perfil del cliente y de los productos financieros.

También deberán evaluar la razonabilidad de las recomendaciones o de las operaciones tratándose de servicios de inversión asesorados; tendrán prohibido actuar bajo conflictos de interés y deberán ser más transparentes en las comisiones que cobran.

Incluso, deberán entregar una guía de servicios de inversión, los rendimientos que generan sus carteras y dar mayores detalles de los movimientos en los estados de cuenta.

Como parte de las normas, deberán conservar los expedientes de sus clientes en los que se acredite que hicieron de su conocimiento los riesgos inherentes a este tipo de servicio de inversión.

Se establece también que tratándose de los asesores en inversiones, el órgano equivalente al consejo de administración o la persona encargada de la administración deberá aprobar políticas y lineamientos sobre la prestación de servicios de inversión, para evitar la existencia de conflictos de interés y éstas deberán incluir los manuales de conducta de las entidades financieras.

En las normas se determinó que estos intermediarios tendrán que observar una adecuada conducta de negocios en la prestación de servicios de inversión.

Con estos lineamientos se busca que los fondos y distribuidores de acciones fondos de inversión, entre otros participantes, se incorporaren al régimen de conducta de negocios, por lo que aquellos que realicen operaciones provenientes de recomendaciones, consejos o sugerencias, o en su caso que excedan los límites máximos que determina la política para la diversificación de la cartera, se considerará que realizaron operaciones no razonables .

Las medidas tienen como objetivo evitar asimetrías regulatorias entre las reglas vigentes para casas de Bolsa e instituciones de crédito y la propuesta para otros intermediarios, así como contar con un marco regulatorio sólido que incluya a todas las entidades que proporcionan servicios de inversión.

[email protected]