El grupo de telecomunicaciones América Móvil emitió bonos a 10 y 30 años con un monto total de 2,000 millones de dólares, en una emisión en la que registró una fuerte demanda.

La colocación del bono a 10 años fue por un monto de 1,250 millones de dólares, el rendimiento al que colocó fue de 3.185% o 168 puntos base sobre el bono del Tesoro de Estados Unidos.

Mientras que el monto del bono a 30 años fue de 750 millones de dólares, con un rendimiento de 4.482% o 188 puntos base sobre sus comparables estadounidenses.

Goldman Sachs y Morgan Stanley fueron los gestores de la oferta, en la que también participaron Citi, Mitsubishi UFJ y Mizuho.

Los bonos tienen calificaciones provisionales de A2 , de Moody’s Investors Service, A- , de Standard and Poor’s, y A , de Fitch Ratings.

Antes de la colocación, inversionistas comentaron que los precios a los que América Móvil haría la oferta (bonos a 10 años en un área cercana a 170 puntos base y los papeles a 30 años en la zona de 190 puntos base) ofrecían una concesión aceptable, dado el alto precio en dólares de sus bonos existentes.

La compañía busca reactivar su presencia en el mercado luego de meses de ausencia; la semana pasada, América Móvil vendió un bono por 1,000 millones de euros o 1,258 millones de dólares, con un vencimiento al 2021 y un cupón de 3 por ciento.

En febrero, América Móvil sorprendió al mercado con la colocación de un bono a tres años por 1,000 millones de yuanes, con un rendimiento de 3.5 por ciento.

Lo anterior a pesar de que la plaza japonesa es de difícil acceso por los altos estándares crediticios que demandan los inversionistas.

La empresa debutó en el mercado de deuda de yenes en octubre del 2011, siendo los bancos Morgan Stanley y Mizuho los encargados de la colocación.