Los precios del aluminio tocaron ayer 29 de diciembre, su nivel más bajo en un mes porque a los inversionistas les preocupa que el aumento de la producción se sume a los superávits, mientras que el cobre subió con la esperanza de que un paquete de ayuda estadounidense impulsara la actividad económica.

A las 17:15 GMT, el aluminio a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cedía un 2% a 1,989.50 dólares la tonelada luego de hundirse a 1,982 dólares, su nivel más bajo desde el 27 de noviembre.

La producción mundial de aluminio primario subió un 4.1% interanual, según datos publicados la semana pasada, mientras que la cifra de producción diaria aumentó al segundo nivel más alto registrado, dijo Capital Economics.

"Con el aluminio, no se puede argumentar que el metal es escaso. Hay aumentos de producción prácticamente en todos los ámbitos y se está energizando nueva capacidad", dijo el consultor independiente Robin Bhar.

El cobre en la LME, que sigue tendencias macroeconómicas más que otros metales básicos, ganaba un 0.9% a 7,853.50 dólares la tonelada después de que la Cámara de Representantes de EU aprobó mayores pagos de ayuda por coronavirus a las personas. El metal debería superar a otros metales básicos el próximo año por sus aplicaciones generalizadas, dijeron analistas e inversionistas.