La administradora de fondos Akaan Transamerica buscará levantar fondos por 6,000 millones de pesos, de un monto autorizado por  hasta 20,000 millones de pesos a través de un Certificado de Proyectos de Inversión (Cerpi) en la Bolsa Mexicana de Valores durante el primer trimestre del 2019.

“Esperamos sacarlo para el primer trimestre de este año. Estamos muy entusiasmados por él. Tiene producto que ya está hecho. Muchas veces estos fondos tienen ideas y vas con afores e inversionistas y les dices: ‘Yo tengo la idea de hacer esto’, y vas y te fondeas. Nosotros lo hicimos un poquito al revés, ya tenemos proyectos concretos, el dinero se pone a trabajar inmediatamente, generando un retorno mucho más rápido y mucho más alto para el cliente”, dijo Fernando Quiroz García, director de fondos alternativos de la empresa.

La gestoría de activos fundada en el 2012 es dueña de Vifaru Casa de Bolsa, tras haber adquirido las operaciones del sector de Itaú BBA en México en el 2016, y fue asesora de Soriana en la compra de Comercial Mexicana ese mismo año.

El instrumento será colocado a través de la filial Akaan Capital e Infraestructura, la división de la empresa para inversión en proyectos de infraestructura y capital privado. “La ley te permite ir por hasta por 20,000 millones, pero puedes ir sacando bloques por cierto monto, estamos esperando unos 6,000 millones de pesos”, expuso Quiroz, que agregó que los proyectos estarán enfocados principalmente en el sector de energías limpias y algunos proyectos de carreteras, vías urbanas, y aeropuertos. El ejecutivo explicó que han visto mucho interés en el Cerpi por parte de inversionistas institucionales nacionales y extranjeros, a pesar del nerviosismo del mercado en los últimos meses por la relación entre EU y China, menor crecimiento económico global y el cambio de gobierno en México.

“Tenemos mucho interés de gente en Asia y Norteamérica y algo de Latinoamérica”, comentó el directivo de Akaan. El Cerpi, que fue anunciado en junio, llegará al mercado casi nueve meses después debido al proceso de aprobación, que se vio ligeramente afectado por la transición en el poder federal, precisó Fernando Quiroz.

El estratega comentó que, debido al acuerdo de París, “México tiene el compromiso de reducir sus emisiones contaminantes hacia el 2030, migrando de una base de energía de combustóleos a energías limpias. Mucha de la base del país necesita cambiar en fuentes, necesitamos más hidroeléctricas y plantas solares”, expresó Quiroz

Detalló que sería colocado originalmente como un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD); sin embargo, consideró que era más fácil colocarlo bajo la figura del Cerpi.

[email protected]