Los precios deprimidos de las acciones que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores no terminan de atraer la atención de los inversionistas que están más centrados en recobrar la confianza en la recuperación de la actividad económica, sobre todo por el error de las proyecciones del gobierno con la realidad, como ocurrió en el cuarto trimestre de 2013, y por consecuencia se ve difícil que el PIB de este año alcance el 3.9% estimado, aun con la recuperación que se espera de la economía estadounidense.

Hay factores externos que también están influyendo en la volatilidad e incertidumbre financiera, pero las condiciones de México eran mucho más favorables que las de otros países, y esa fortaleza hace mantener la esperanza de que las cosas mejorarán durante el resto del año.

La caída del IPC a 38,605 puntos deja abierta la posibilidad de que continúe hasta el siguiente soporte ubicado alrededor de los 37,000 puntos, aunque es posible que presente rebotes en cualquier momento, incluso posiblemente este jueves, apoyado por los últimos ajustes del mercado y los buenos resultados que presentaron ayer varias empresas.

Análisis Técnico del IPC

La perforación del soporte ubicado en los 39,000 puntos deja abierta la posibilidad de una caída hasta el siguiente soporte ubicado cerca de los 37,000 puntos, aunque eso no elimina la probabilidad de que pueda presentar algún repunte en cualquier momento, sobre todo por los niveles de sobre venta que presenta el RSI ubicado en 24.15 puntos. El MACD se mantiene por debajo de su promedio móvil y la tendencia continúa a la baja. El IPC en dólares también ha perforado los principales soportes, y queda expuesto a caer hasta los 2,780 puntos, desde 2,902 puntos que cerró este miércoles.

*MetAnálisis

fondos@eleconomista.com.mx