El cofundador y director general de Climate Bonds Initiative, Sean Kidney, consideró que en la agenda de la próxima administración de México deben caber temas de política pública verde.

En su reciente visita a México, el representante de la organización internacional sin fines de lucro que promueve el financiamiento para enfrentar el cambio climático destacó que el futuro de la economía global es verde.

“No hay razones para que la economía mexicana no se enfoque en mejorar la habitabilidad de sus ciudades con infraestructura verde, como el sistema de transporte o agua, eso va a generar empleos y va a hacer que los ciudadanos tengan una vida más agradable”, dijo.

Esta visión, agregó, requiere de regulaciones y de un plan de financiamiento para el año 2050.

Tan sólo la Ciudad de México necesita más líneas de Metro y programas de tratamiento y reciclaje de agua para reducir su desabasto.

Por otra parte, recordó que México se ha comprometido en el Acuerdo de París reducir 22% sus emisiones de gases de efecto invernadero para el 2030. Un mecanismo para alcanzar estas metas es promover e incentivar la inversión y financiamiento verde en proyectos que ayuden a reducir los efectos del cambio climático.

judith.santiago@eleconomista.mx