”A partir de la transición de siefores a fondos generacionales, las administradoras de fondos para el retiro (afores) podremos invertir más en renta variable y en instrumentos estructurados. Eso nos va a permitir tener un régimen más diversificado tiempo para nuestros afiliados”, aseguró el director general de Afore Sura, Luis Armando Kuri.

Desde el 13 de diciembre, las afores cambiaron el modelo de sus portafolios de inversión. Con ello incrementan el espacio para poder invertir entre 10 y 50% de los recursos que administran en renta variable. Antes del cambio, el límite era de entre 10 y 45 por ciento.

Para los instrumentos bursatilizados crece el porcentaje de 20 a 40%, desde 10 a 30 por ciento. Además, se añade el cajón de inversiones en efectivo con 5% para todos los fondos.

En mercancías, los fondos generacionales tendrán el límite de invertir hasta 5% del total de los recursos que administran las afores. Actualmente la mezcla es de 5 a 10% y sólo en tres siefores.

Para los instrumentos estructurados (CKDs) y fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) mantienen los porcentajes actuales, de 10 a 20% y 5 a 10%, respectivamente.

“Paulatinamente, a partir del año que entra, empezaremos a cambiar el régimen de inversión”, comenta Kuri, quien advirtió que la transición será gradual. “No esperemos que de la noche a la mañana hagamos este cambio radical en los porcentajes de inversión porque ni siquiera se podría. Los activos que manejamos son tan grandes que de un día a otro es imposible migrarlo todo”. Pasarán de las actuales cinco siefores a 10 fondos generacionales en los que se concentrará a los trabajadores según su edad.

Objetivos claros

El entrevistado reiteró que este cambio en el régimen de inversión busca dos cosas: que las afores tengan “poca más libertad de invertir en activos en los que hoy están limitados, como valores internacionales”, así como generar más rendimientos para los trabajadores.

“Hoy cuando hacemos la transferencia de una siefore a otra (porque el trabajador ya tiene cierta edad y tiene que pasarse a otra siefore) los rendimientos se quedan en el cajón que abandona al hacer ese cambio forzado. Con los fondos generacionales sólo va a ir cambiando su composición de instrumento a lo largo del tiempo, y en donde nos vamos a ir haciendo menos agresivos y más conservadores conforme se acerca la edad del retiro”, añadió.

Kuri hizo hincapié en que los fondos de los trabajadores más jóvenes invertirán más en renta variable nacional o internacional, pues son activos con mayor riesgo, pero se ha demostrado que a largo plazo generan mayores rendimientos.

“Con el tiempo, la distribución y participación del portafolio se va reducir para llegar a uno más conservador conforme se acerca la edad de retiro. Tendremos una cancha mayor y cada afore definirá su estrategia de inversión para los fondos generacionales, pero con la visión de que los fondos de mayor vencimiento, que son los de los más jóvenes, tengan la oportunidad de tener un régimen más amplio en términos de inversión en activos de mayor riesgo, pero de mayor rendimiento en el largo plazo”, sostuvo.

Ya pesan

Las afores ya representan 15% del PIB, y dicho porcentaje crecerá en la medida en que tengan mejores oportunidades de invertir para ofrecer mejores rendimientos y mayor diversificación.

Este cambio apoyará al mercado de valores. “Siempre buscamos apoyar a los mercados locales y el mercado mexicano ha evolucionado, pero sigue teniendo poca profundidad”, dijo Kuri, cuando se le preguntó si este cambio ayudará a aumentar la inversión en Bolsa.

[email protected]