Las Administradoras de fondos para el retiro (afores) tienen 644,600 millones de pesos disponibles para invertir en el mercado de renta variable, pues según un análisis de Banorte podrían colocar en acciones hasta 1.3 billones de pesos.

Al cierre de agosto las afores invirtieron tanto en títulos de empresas mexicanas como extranjeras 655,700 millones de pesos.

Las afores pueden invertir máximo 20% de sus recursos administrados en renta variable internacional, y hasta 45% en acciones locales, según el tipo de siefore, de las que existen seis y se usan para dividir los ahorros de los trabajadores según su edad. A menor edad, las afores pueden invertir más en acciones locales, y viceversa.

Las siefores son sociedades de inversión a través de las cuales las afores colocan en diversos instrumentos los ahorros de los trabajadores. Durante agosto, estos inversionistas institucionales administraron recursos por un total de 3.8 billones de pesos.

Sin embargo, la complicada relación entre Estados Unidos y China, así como las señales que apuntan a una fuerte desaceleración global  y mayores rendimientos en el mercado de deuda son factores que han desincentivado el apetito de afores por acciones.

“Consideramos que en el corto plazo las tensiones comerciales entre China y EU, así como posibles señales de una menor actividad económica global y la recurrente presencia de riesgos geopolíticos podrían limitar el apetito por activos de riesgo entre los administradores de las siefores”, advirtió el área de Análisis de Banorte en un documento para inversionistas.

Las afores son los principales inversionistas de la Bolsa Mexicana de Valores y del S&P/BMV IPC, con alrededor de 4% del valor de capitalización del mercado accionario mexicano. En agosto, las afores destinaron a acciones mexicanas 5.6% de su inversión, y a renta variable extranjera 11.74%, según la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Las caídas generalizadas en las principales bolsas en el mundo por la escalada en la guerra comercial entre EU y China, la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y signos de debilidad económica habrían mermado el interés de las afores en incrementar sus posiciones en acciones extranjeras durante agosto.

Al octavo mes del año, sus posiciones en la renta variable, local e internacional disminuyeron 1.9%, o 12,747 millones de pesos, para un total de 655,700 millones de pesos, de acuerdo con el documento elaborado por el área de Análisis de Banorte.

La disminución en la exposición al mercado de capitales por parte de las afores, también sería consecuencia de una toma de utilidades, según Banorte; en agosto el S&P/BMV IPC tuvo un incremento nominal de 4.3 por ciento.

“Estimamos que los manejadores de las afores decidieron disminuir su ponderación hacia activos nacionales en 2.8%, mientras que las posiciones en títulos de empresas internacionales se redujeron 6.3%”, se lee en el reporte de Banorte.

Atractivo rendimiento

A esto se suma que la tasa de rendimiento de los papeles del gobierno mexicano es muy atractiva, señaló Jorge Sánchez, director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros.

El economista destacó que con una tasa que ronda 7.5% en Cetes y la inflación en 3%, hay altos rendimientos, “si la deuda está pagando bien, pues adelante”, sostuvo.

De los recursos administrados por las afores durante agosto, 54.47% se destinó a deuda gubernamental, conforme cifras de la Consar. “Este número es mayor al promedio de los últimos 12 meses de 52.2% y el más elevado desde julio del 2016, momento en el cual el Treasury de 10 años alcanzó un mínimo histórico de 1.33% ante temores por desaceleración en aquel momento”, expusieron analistas de Banorte.

Especialistas del grupo financiero consideran que esta estrategia de los inversionistas institucionales prevalecerá durante lo que resta del año.  Los expertos de Banorte destacan que es evidente una búsqueda de rendimiento en un contexto de curvas invertidas y expectativa de mayor estímulo monetario coordinado en el mundo por gran parte de los bancos centrales.

[email protected]