Las líneas aéreas a nivel mundial ya pierden cerca de 12,211 millones de dólares de valor de capitalización, desde que se dio a conocer el brote del coronavirus en China a mediados de enero.

De hecho, el de aerolíneas ha destacado entre los sectores más damnificados.

La situación se agravó cuando Air France cuantificó el impacto del coronavirus en su negocio. Anunció que perdería hasta 200 millones de euros. La aerolínea francesa cayó en la Bolsa de París y contagió al sector.

Los resultados de Air France correspondientes al cuarto trimestre del 2019 quedaron eclipsados por las novedades anunciadas sobre el impacto que está teniendo el coronavirus en sus cuentas.

Cuantioso impacto.

La aerolínea se convierte en una de las primeras en poner cifras concretas a este impacto. Según la compañía francesa, la suspensión de vuelos a China restará entre 150 y 200 millones de euros a sus resultados a abril.

Air France decidió a comienzos de mes prorrogar el periodo de suspensión de vuelos a China como medida de precaución por el coronavirus. La fecha prevista inicialmente para reanudar los vuelos era el 8 de febrero.

Pero según el director financiero de Air France, Frédéric Gagey, el plazo se amplió hasta el 15 de marzo.

El directivo explicó que la reanudación progresiva de los vuelos a China a partir del 15 de marzo “es la hipótesis que estamos utilizando actualmente”.

Sin embargo, dejó claro que en función de cómo evolucionen los acontecimientos sobre la epidemia podrían verse obligados a modificar los plazos. “Obviamente, si se prolonga más tiempo la suspensión de vuelos, el impacto será mayor”, añadió.

Los 200 millones de euros de impacto directo del coronavirus y la incertidumbre sobre si una suspensión adicional en los vuelos a China podría elevar este revés aceleran las desinversiones en la cotización de Air France, a pesar de publicar unas cifras del cuatro trimestre que se ajustaron a las previsiones de los analistas.

Sus ingresos aumentaron 1.9% en el cuarto trimestre y 3.7% en el conjunto del 2019.

Las acciones de la aerolínea cayeron el jueves 3.49% en la Bolsa de París, cotizando en 9.39 euros cada una.

Contagio en el sector.

El avance de las estimaciones de Air France sobre el impacto directo del coronavirus en su negocio extendió las presiones bajistas al conjunto del sector europeo de aerolíneas.

IAG, el grupo resultante de la fusión entre Iberia y British Airways, destacó entre las acciones más penalizados del Ibex, con un descenso de 2.1 por ciento.

Iberia, a comienzos de mes, decidió prolongar la cancelación temporal de sus vuelos de la ruta Madrid-Shanghai durante marzo y abril.

Otra aerolínea que cayó en Bolsa fue Lufthansa con un descenso de 2.50 por ciento. La empresa alemana tiene previsto mantener la suspensión de vuelos a China hasta el próximo 28 de marzo.

Frenan vuelos.

Las rutas internacionales con China se frenaron. El coronavirus se llevó por delante dos tercios de la oferta que mantiene el país asiático con el resto del planeta.

No se sabe si la situación ha tocado fondo en lo que se antoja como uno más de los efectos perniciosos que tiene la extensión de esta enfermedad para, al menos, la segunda economía más grande del mundo.

Los países que más han recortado sus vuelos con China han sido Indonesia (-92%) y Singapur (-89%), seguidos por Estados Unidos (-86%), donde las autoridades han prohibido la entrada de personas que hayan estado recientemente en China.

Esto último equivale, en la práctica, a medidas estrictas como la tomada en Italia, que impide los vuelos con ese país.

Delta, American Airlines, Air France y Lufthansa son otras aerolíneas que se han replegado temporalmente a la espera de que la alerta por el coronavirus remita y puedan reanudar sus conexiones en pocas semanas.