Quanta Shares, tiene poco tiempo operando el Índice de Volatilidad del Dólar (VIQS), instrumento que mide la volatilidad esperada para el tipo de cambio peso-dólar para los próximos 30 días.

El VIQS, sube cuando la confianza de los inversionistas se ve impactada y los mercados perciben un incremento en la volatilidad futura del tipo de cambio.

Carlos Kretschmer, director de Quanta Shares advierte: “cuidado con la volatilidad del tipo de cambio los próximos días.

Ese instrumento, creado por Quanta Shares, empresa de Intercam, que ofrece ETF´s del peso-dólar y viceversa, registra en sus niveles normales una volatilidad menor al 10 por ciento. Según Kretschmer, una volatilidad del 10 al 15%, representa niveles normales para el cruce peso-dólar, mientras que una volatilidad superior al 15%, es una señal de que el mercado está esperando fuertes movimientos en el próximo mes.

El VIQS, que se calcula a partir de opciones del dólar-peso listadas en el Chicago Mercantile Exchange, se ubicó en 21.49%, lo que significa que la volatilidad continuará los próximos días.

“Cuando hablamos de volatilidad el peso se puede fortalecer o depreciar, sin embargo en este momento creemos que el dólar se fortalecerá”, comentó.

Kretschmer quiere que su indicador se conozca en México como el índice del miedo. Los niveles en los que está, son para dar miedo. Las razones no faltan, una negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) estancadas, aranceles por parte de Estados Unidos y elecciones presidenciales cerca.

El especialista comentó que varios días la volatilidad observada por el VIQS se encuentra en niveles del 20% e inclusive lo ha llegado a superar, como el martes que llegó a 21.81 por ciento.

El VIQS (índice del miedo) es una herramienta de sensibilidad para la toma de decisiones, donde se mide la volatilidad esperada de 30 días del tipo de cambio peso-dólar, destacó Kretschmer.

Mencionó que las lecturas se obtienen del nerviosismo observado en los precios de los derivados en Chicago, y contundentemente anticipan una brusquedad en la cotización peso-dólar hacia adelante.

“Este indicador adelantado de variación de precios tiene las variables que pudieran estar incidiendo directamente en el comportamiento de los inversionistas y especuladores, como la preocupación del TLCAN, las elecciones del 1 de julio y las tensiones geopolíticas”, dijo.

“Seguiremos viendo volatilidad en el tipo de cambio, con el pronóstico de que la cotización se mueva entre 20 y 30 centavos al día, lo cual implica un índice de volatilidad del 20 por ciento.

Kretschmer anticipó que esto no significa que el peso vaya a subir o a baja y en esa magnitud, pero sí existe la posibilidad de que siga su tendencia ascendente por las actuales condiciones del mercado.


ricardo.zamudio@eleconomista.mx