El pasado 1 de enero, la Cámara de Representantes de EU evitó el llamado precipicio fiscal con un acuerdo bipartidista que previene una ineludible recesión económica. Sin embargo, la eficacia del acuerdo no está clara aún.

Los puntos básicos del precipicio fiscal son los vencimientos de: i) los recortes impositivos aprobados en el mandato de Bush, ii) extensión de los beneficios por desempleo, iii) el recorte del Impuesto Sobre la Nómina, iv) recortes automáticos al gasto de aproximadamente 110,000 millones de dólares anuales en defensa y programas sociales, y v) el techo de la deuda que actualmente es de 16.4 billones de dólares. Se estima que al 2012 la deuda total emitida por el gobierno de EU asciende a 16.3 billones de dólares, esto es, 100.8% de su PIB.

El acuerdo entre demócratas y republicanos abordó el incremento de impuestos a los ingresos individuales superiores a 400,000 dólares y a 450,000 dólares para matrimonios en donde la tasa impositiva pasó de 35 a 39.6%, así como el incremento del Impuesto Sobre la Nómina, que pasó de 4.2 a 6.2 por ciento. La tasa impositiva para las ganancias de capital y dividendos se incrementó de 15 a 23.8% y las herencias serán gravadas a una tasa de 40%, antes 35 por ciento. No obstante, los beneficios por desempleo se extendieron un año más y los recortes al gasto y el techo de la deuda se pospusieron dos meses.

Estimaciones de la Casa Blanca indican que el acuerdo incrementará la recaudación tributaria en 620,000 millones de dólares en 10 años, con 77.1% de los contribuyentes afectados. Sin embargo, la mayor carga impositiva se acentuará en 0.1% de éstos, ya que según estimaciones del Centro de Política Tributaria, aquellos con ingresos superiores a 2.7 millones de dólares anuales pagarán en promedio 443,910 dólares adicionales durante el 2013, mientras que aquellos con ingresos entre 500,000 dólares y 1 millón de dólares pagarán en promedio 14,812 dólares adicionales.

El mayor impacto del acuerdo será a través del incremento del Impuesto Sobre la Nómina, ya que para un individuo que perciba 50,000 dólares anuales, durante el 2013, recibirá 41.67 dólares menos quincenales, lo que se verá reflejado en menores niveles de consumo durante el primer trimestre del 2013.

Ante el tardío y precario acuerdo, los principales índices bursátiles de EU y Europa reaccionaron con fuertes incrementos. El DJI, S&P 500 y el Nasdaq avanzaron +2.68%, en promedio; en tanto, los índices europeos registraron incrementos superiores a 2 por ciento.

Sin embargo, el optimismo será temporal, ya que durante febrero el debate se centrará en el tope de la deuda, por lo que el Tesoro de EU tiene dos meses para manejar la deuda de manera tal que no supere el límite, de lo contrario, se vislumbra un inminente default y consecuentemente, la degradación de la calificación crediticia.

El pacto alcanzado, considerado más demócrata que republicano, es entonces una solución parcial que aún deja muchos problemas por resolver y como se ha observado, será en el último momento cuando se alcance un nuevo acuerdo. La tensión de este debate será el nuevo foco de atención de los mercados. El ala republicana presionará por recortes sustanciales al gasto público, principalmente de programas sociales como Medicare. En tanto, los demócratas continuarán en la lucha por mayores incrementos a los impuestos.

Según nuestras estimaciones, la probabilidad de recesión en los próximos 12 meses en EU es de 41%; sin embargo, podría incrementarse en la medida en que el debate se postergue.