Pese a la apremiante volatilidad y las señales de desaceleración económica en el exterior, la actividad económica en México mostró un buen ritmo de crecimiento al subir a una tasa anual de 4.7 por ciento.

Según divulgó el INEGI, el crecimiento del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) tuvo origen en la expansión de 8.5% de las actividades primarias, 5.4% de las actividades terciarias y de 3.6% de las secundarias.

El resultado vino por encima del crecimiento anual de 4.3% que esperaba el consenso. El primer dato del segundo trimestre marca un ritmo sólido de expansión de la actividad económica mexicana, a pesar del incremento de los riesgos financieros y económicos en el exterior , mencionaron analistas de Invex.

El grupo financiero advirtió que la demanda externa aún no se ha debilitado por la desaceleración de Estados Unidos, como se refleja en las actividades secundarias. Rafael Camarena, analista económico de Santander, coincidió con lo anterior y agregó además el buen comportamiento de la demanda interna, dando como resultado un crecimiento equilibrado.

Según anticipó Camarena, con el buen resultado de abril es posible que durante el primer semestre del año el PIB crezca cerca de 4 por ciento. El grupo financiero sostiene un pronóstico del PIB de 3.8% para todo el 2012, lo que anticipa un menor ritmo de expansión al segundo semestre del año.

Se espera que la demanda global se debilite ante la mayor incertidumbre financiera, lo cual afectará las ventas de productos mexicanos en el exterior , agregó Invex.

No obstante, dicha baja sería compensada parcialmente por la demanda interna, ya que se espera que en los siguientes trimestres el consumo privado crezca a una tasa superior a 4%, agregó el grupo financiero.

Respecto de marzo, el IGAE creció 0.34 por ciento. Las actividades terciarias tuvieron el mejor desempeño con un crecimiento de 0.73%, seguidas por el sector secundario 0.65%, mientras que el sector primario se contrajo 3.44 por ciento.