Los accionistas de Volaris, la aerolínea de bajo costo, aprobaron un aumento a su capital por hasta 3,500 millones de pesos, mediante distintos esquemas de financiamiento previamente anunciados, informó la compañía en un comunicado publicado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Entre las opciones a las que recurrirá la emisora para la nueva inyección de recursos están la creación de un crédito colectivo mediante la emisión de obligaciones convertibles en acciones representativas.

Otra fuente de financiamiento al que podría recurrir es el aumento de capital hasta por 3,500 millones de pesos, mediante la emisión de acciones ordinarias y una tercera sería a través de una oferta pública primaria de acciones, ya sea en la BMV, en la Bolsa de Nueva York (NYSE) o a través de una oferta privada.

Tras difundir la resolución de los accionistas, las acciones de Volaris terminaron en terreno negativo, con una caída de 2.34%, a 15.03 pesos. Durante la sesión llegaron a tocar un mínimo de 14.90 pesos, equivalente a una baja de 3.18 por ciento.

Volaris celebró el pasado 18 de septiembre una asamblea general extraordinaria de accionistas en donde presentó la propuesta para aumentar su capital recurriendo a distintas opciones de financiamiento para “fortalecer su posición de capital y aprovechar las oportunidades potenciales de crecimiento”.

Alejandro González, analista de Intercam Casa de Bolsa, explicó en una nota que con el capital que Volaris busca obtener va a “fortalecer su posición de liquidez de manera inmediata”.

“Esperamos que los recursos sean utilizados para atender oportunidades desatendidas por el mercado, debido a la precaria situación de sus competidores; específicamente para “crecer su red de rutas y expandir su flota”, expuso Alejandro González.

Lo anterior, prosiguió, enfocándose primeramente en “atender las rutas principales abandonadas por sus competidores en el mercado nacional y, posteriormente, podrían usar los recursos para reactivar sus vuelos hacia Estados Unidos y Centroamérica”.

Sin embargo, el especialista explicó que una emisión de acciones significaría una “dilución de aproximadamente 22% para los inversionistas actuales”, considerando que pondría en circulación alrededor de 225 millones de nuevas acciones a un precio actual.

Mientras que una emisión de deuda aumentaría sus pasivos con costo actual de 8,945 millones de pesos, pues su adeudo fue de 5,445 millones de pesos al cierre del segundo trimestre del año.

Por su parte, José Espitia, subdirector de Análisis Bursátil de Banorte, opinó que “el anuncio de la aprobación era ampliamente esperado por el mercado y es favorable por la estrategia de la compañía para fortalecerse financieramente”.

judith.santiago@eleconomista.mx