Las acciones europeas subieron este miércoles lideradas por el sector bancario, aunque el rebote técnico sería de corto plazo por las persistentes preocupaciones sobre la deuda soberana griega, que mantiene a los inversores de largo plazo al margen del mercado.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones de la región cerró oficialmente con un alza de 0.7% a 1,127.06 puntos, pero el repunte tardío no logró llevar al índice por encima del promedio de 50 días cruzado el lunes.

El referencial Euro STOXX 50 de las acciones más importantes de la zona euro avanzó 0.6%, a 2,816.84 puntos, pero aún acumula un descenso de 6.5% en mayo.

"Hemos tocado algunos puntos bajos más temprano hoy pero las cosas se han tranquilizado durante la sesión. No quiere decir que estemos otra vez en un repunte. No habrá compradores reales hasta que tengamos una solución final para la deuda griega", dijo David Thebault, de Global Equities.

El índice STOXX Europe 600 del sector bancario ganó 2.1%, apoyado por las acciones de Commerzbank y de Credit Agricole, que subieron 5.7 y 2.5%, respectivamente.

El rebote de las acciones bancarias, sin embargo, es visto como uno de carácter técnico, pues por los indicadores técnicos de fortaleza relativa el sector se considera "sobrevendido".

El índice ha caído 16% en los últimos tres meses, golpeado por los temores a una masiva amortización en los bancos si países de la zona euro con su deuda en crisis, como Grecia, reestructuran sus títulos soberanos.

El miércoles, el Gobierno griego tuvo problemas para resolver un enfrentamiento con la oposición originado en medidas de seguridad, lo que resaltó los crecientes obstáculos políticos para una resolución ordenada de la crisis de deuda en la zona euro.

"Los mercados están deseosos de aceptar una reestructuración de la deuda griega (...) pero el problema no es Grecia, es el riesgo de contagio a España, Italia, y recientemente Francia", señaló Xavier Lepine, presidente de la administradora de activos UFG-LFP

"Es por eso que el BCE no quiere reestructurar la deuda de Grecia. Europa probablemente trate de comprar tiempo, y eso generará un montón de nerviosismo (...) y mantendrá a la región de capa caída durante dos o tres años", agregó.

Pese al brusco retroceso de este mes, las bolsas globales han visto flujos continuos en las últimas cuatro semanas, mientras que los productos que cotizan en bolsa vinculados con las materias primas sufrieron fuertes fugas, reflejando una abrupta corrección en los precios de los insumos, de acuerdo a datos de Societe Generale.

"Los mercados no se quedarán mucho tiempo en modo 'sin riesgo'", dijo Arthur van Slooten, estratega de Societe Generale.

"Ha habido una gran preocupación acerca del panorama para el crecimiento global que provocó las pérdidas de este mes en materias primas, pero el abastecimiento sigue restringido, por lo que las fugas desde esa clase de activos podrían a su vez ser temporales, particularmente si el dólar empieza a debilitarse de nuevo, como esperamos", agregó.

Un repunte en las materias primas ayudaría a impulsar a las principales acciones mineras y petroleras de Europa, mientras que un dólar a la baja impulsaría el apetito por el riesgo y haría que las acciones de la zona euro fueran más atractivas.