Las acciones europeas cayeron con fuerza este jueves, por segunda jornada consecutiva, alcanzando su nivel más bajo en seis semanas porque nuevos datos económicos estadounidenses aumentaron el temor a una lenta recuperación de la principal economía del mundo.

Un incremento de 9.2% del índice de volatilidad del Euro STOXX 50, uno de los principales barómetros de la confianza de Europa, sugería un menor apetito de los inversionistas por el riesgo.

El incierto panorama impulsó a los fondos con posiciones exclusivamente largas a un segundo plano, dijeron los analistas, agregando que los inversionistas buscaron refugio en sectores defensivos tales como los servicios públicos y las farmacéuticas, a costa de negocios como la minería.

Las acciones mineras encabezaron las perdidas. El índice de recursos básicos de STOXX Europe 600 perdió 2.6%, siguiendo las pronunciadas caídas de los precios de los metales ante temores a una demanda más débil por materias primas. Las acciones de Rio Tinto cayeron 2.6 por ciento.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas descendió 1.3% a 1,115.92 puntos - el cierre mas bajo desde mediados de abril. El índice acumula en el año una caída de 0.5 por ciento.

"Ante la aparición de nuevos temores sobre la salud subyacente de la economía de Estados Unidos y a menos de 30 días de que finalice el segundo alivio cuantitativo de la Fed, los temores sobre las perspectivas de Estados Unidos son realmente justificados", dijo Howard Wheeldon, estratega principal en BGC Partners.

Cifras mostraron que los pedidos recibidos por las fábricas de Estados Unidos cayeron en abril y las ventas de las cadenas de tiendas en mayo fueron deslucidas. Los pedidos iniciales de subsidio por desempleo de Estados Unidos cayeron en 6,000 a una cifra ajustada estacionalmente de 422,000, por debajo de las expectativas de los analistas de una caída a 415,000.

Las acciones del sector energético siguieron a la debilidad del crudo. El índice de gas y petróleo del STOXX Europe 600 cayó 2% en grandes volúmenes.

El miércoles datos habían mostrado que el índice de la actividad fabril nacional de Estados Unidos en mayo fue mucho menor al esperado.

El crecimiento del sector privado cayó al nivel más bajo en ocho meses, haciendo que Goldman Sachs y otros bancos recortaran sus previsiones para los ampliamente esperados datos de empleo no agrícola.

El índice FTSEurofirst 300 cerró por debajo de sus promedios diarios de oscilación diario de 50 y de 200 días. Los analistas técnicos dijeron que existía el riesgo de que el mercado pudiera caer cerca de 5%, desde donde podría emerger una recuperación sostenible.

Los constantes temores sobre la deuda de la zona del euro también pesaban sobre el mercado. Moody's bajó tres escaños la calificación de Grecia, aduciendo un creciente riesgo de que Atenas tenga que reestructurar su deuda.