LONDRES.- Las acciones europeas marcaron el jueves su cierre más bajo en dos semanas presionadas por el sector bancario, en medio de la expectativa sobre una reforma financiera en Estados Unidos y temores por la recuperación económica mundial.

La ola vendedora se aceleró en la parte final de la sesión cuando el índice cayó por debajo de un nivel clave de soporte. El apetito de los inversionistas por los activos de riesgo cayó drásticamente y el índice de volatilidad VDAX-NEW marcó su máximo nivel en dos semanas.

Mientras más alto está el índice, menor es la voluntad de los mercados para tomar riesgo.

El índice paneuropeo de acciones líderes FTSEurfirst 300 cerró con una baja de 1.9%, a 1,020.33 puntos, su menor nivel desde el 11 de junio.

El índice cerró a la baja por tercera sesión consecutiva, tras subir durante nueve ruedas hasta un máximo de siete semanas.

Las acciones de los bancos sufrieron la mayor caída, y el índice bancario STOXX Europe 600 perdió 3.2 por ciento. Los títulos de Barclays, Lloyds, BNP Paribas y Societe Generale cedieron entre 4.1 y 5 por ciento.

"Persiste la tensión en la zona euro, con los CDS (seguros contra incumplimiento de deuda) de varios países en nuevos máximos", dijo Gerhard Schwarz, de UniCredit.

"Las condiciones en los mercados accionarios posiblemente permanecerán débiles mientras no tengamos claridad sobre el panorama de la economía", agregó.

El sector minero fue afectado por una débil previsión de demanda de metales, lo que opacó el optimismo tras la nominación de Julia Gillard como primera ministra de

Australia y su ofrecimiento por poner fin a una disputa sobre un impuesto a las ganancias de las mineras, la que está frenando la inversión de unos 20,000 millones de dólares en el sector.

Las acciones de ENRC, Xstrata y Rio Tinto perdieron entre 3.2 y 4.4 por ciento.