Londres - Las acciones europeas retrocedieron este lunes y extendieron las caídas de la semana previa que las alejaron de máximos de varios meses, arrastradas por una fuerte venta de papeles de Novo Nordisk luego de que uno de sus fármacos sufrió un traspié regulatorio.

La debilidad de las acciones europeas fue general y sólo tres sectores evitaron terminar en terreno negativo.

Las acciones energéticas y de compañías mineras fueron golpeadas por la caída de los precios de las materias primas.

En tanto, las turbulencias políticas en Italia y España pesaron sobre el sector bancario y sobre los índices de sus bolsas domésticas.

El índice FTSEurofirst 300 cerró con un descenso de 0.67%, a 1,154.31 puntos, continuando con una corrección desde máximos de 2 años alcanzados a fines de enero que según analistas podría extenderse las próximas sesiones.

Las acciones de Novo Nordisk cayeron 135, sufriendo su mayor pérdida en cuatro años, luego de que reguladores estadounidenses pidieron más exámenes para una nueva insulina, lo que potencialmente retrasa varios años su aprobación y amenaza objetivos financieros de largo plazo.

El inesperado anunció hizo que los inversionistas se desprendieran de las que habían sido una de las acciones farmacéuticas europeas más caras.

Algunos en cambio compraron papeles de la rival francesa Sanofi, cuya insulina enfrenta menos competencia en el corto plazo.

A nivel nacional de bolsas domésticas el índice IBEX de Madrid tuvo el peor desempeño fuera de Escandinavia, con un descenso de 1.2% relacionado con un escándalo de corrupción que llevó el respaldo para el gobernante Partido Popular a un mínimo en 20 años.

La preocupación por el impacto de la devaluación del bolivar venezolano en las compañías españolas con presencia en Latinoamérica –Telefónica TEF.MC, Repsol REP.MC, Mapfre MAP.MC y BBVA BBVA.MC entre otras- contribuyeron también al flojo desempeño de la bolsa española.

EGV