Las acciones estadounidenses subían este jueves, borrando pérdidas tempranas, gracias a que los inversionistas hacían caso omiso a datos económicos decepcionantes y apostaban a que el repunte de la bolsa se mantendrá.

Las subidas de este jueves se producían luego de que los principales índices bursátiles tocaron máximos de varios años en la jornada previa.

El entusiasmo en el mercado empujó al Nasdaq a máximos de 10 años, y el Dow y el S&P 500 acumulan ahora ganancias de 10 y 8% en el año, respectivamente.

Las acciones se vieron presionadas en la apertura tras un reporte que mostró que los pedidos de subsidio por desempleo en Estados Unidos aumentaron sorpresivamente la semana pasada a su mayor nivel desde enero.

Otros datos mostraron que la economía de Estados Unidos creció menos de lo pronosticado en el primer trimestre. El encarecimiento de los alimentos y la gasolina recortó el gasto de los consumidores y puso a un indicador amplio de inflación en su nivel más alto en 2 años y medio.

"Los inversionistas están dispuestos a ignorar los datos del PIB porque gran parte de la debilidad no tiene que ver con los consumidores (...) para mi es destacable que el gasto siga tan fuerte con la gasolina a 4 dólares (por galón)", dijo Jack Ablin, presidente de inversiones de Harris Private Bank en Chicago.

El índice Dow Jones industrial subía 0.24%, a 12,721.84 unidades.

El Standard & Poor's 500 ganaba 0.11%, a 1,357.09.

El índice Nasdaq Composite perdía 0.24%, a 2,863.04 unidades.

La temporada de resultados corporativos ha sido fuerte, pero hubo señales del impacto de los mayores costos en algunas compañías.

Procter & Gamble Co bajó el techo de su pronóstico de ganancias y sus acciones subían 0.70%, tras caer en el inicio de la sesión.

El alza de los costos también se notó en Starbucks Corp. La compañía advirtió el miércoles que los costos se comerán una parte mayor de sus ganancias que lo anticipado previamente, y su pronóstico anual decepcionó a Wall Street. Sus acciones caían 0.7%, a 36.93 dólares.