Las acciones de Visa siguen en su fase constructiva después del pronunciado repunte de los últimos años, pero la inclinación del repunte se ha realizado de manera ordenada y el ratio riesgo/beneficio está bien definido.

El 29 de enero, Visa dio a conocer sus resultados del cuarto trimestre que fueron mejores de lo esperado y reiteraron su perspectiva para este año. El valor repuntó en respuesta a las cuentas corporativas y en los últimos días se vieron más compras en las acciones de Visa y, al parecer, cuentan con potencial de ruptura hacia la fase de consolidación de varios meses.

Desde una perspectiva multi-mensual, las acciones de Visa tuvieron un movimiento mayor de ruptura alcista de octubre pasado, que llevó al valor fuera de la gran cuña de varios meses. A fines de diciembre, las acciones de esta tarjeta de crédito se establecieron en una mejor fase de consolidación. Como regla general, el tipo de ruptura del hueco que el valor vio en octubre es alcista, especialmente si la siguiente fase de consolidación tiene un ritmo ordenado.

Podemos ver que tras el anuncio de los resultados de la semana pasada, las acciones de Visa han dejado de nuevo un hueco alcista y ayer repuntaron cerca de un 2%, siendo éste un avance que rompió la línea de la resistencia diagonal que también se puede marcar como un patrón de bandera alcista más grande. Sin importar el nombre del patrón que uno asigne, lo importante es que Visa rompió una fase de consolidación y ahora está coqueteando con los máximos históricos desde diciembre último.

Dado que Visa no ha quebrado aún todos los máximos históricos, sigue habiendo un riesgo de que el valor consolide aún más antes de encabezar un nuevo tramo alcista.

[email protected]