El escándalo que sacude a Volkswagen (VW) crece cada vez más, pues el miércoles se informó que de los 800,000 autos con medición manipulada de emisiones, 98,000 son de motores a gasolina y en Estados Unidos más de 91,000 vehículos tienen frenos defectuosos.

Pero antes de que se conocieran estos nuevos problemas de la automotriz alemana, las acciones de VW se desplomaron 10% y apenas se pudieron recuperar un poco en el transcurso de la jornada de este miércoles.

El ministro alemán de Transporte, Alexander Dobrindt, informó que de los 800,000 autos de ?Volkswagen con medición manipulada de bióxido de carbono, 98,000 son de gasolina y que en el mercado estadounidense 91,800 autos tienen frenos defectuosos, en concreto el árbol de levas. Dobrindt informó lo anterior durante una sesión del Bundestag sobre temas de actualidad.

Hasta ahora se había informado que el programa manipulado para medir menos emisiones de óxido de nitrógeno de los automóviles de VW sólo afectaba a los que utilizan diésel, pero este día se supo que también los automotores a gasolina.

En Estados Unidos se detectó que 98,000 autos que presentan irregularidades en las emisiones reales de bióxido de carbono son vehículos que usan gasolina como combustible. Forman parte de los 800,000 que revelan incoherencias inexplicables, de acuerdo al consorcio alemán en Wolfsburg.

La mayor automotriz de Europa informó lo anterior en un escueto comunicado de prensa y evaluó la reparación de ese defecto en 2,000 millones de euros (2,170 millones de dólares).

Los modelos afectados son el tipo Jetta, Passat, Beetle y Golf, y son autos producidos en el 2015 e incluso modelos del 2016.

Asunto grave

El asunto es grave porque el bióxido de carbono influye directamente en el cambio climático, es objeto de mediciones por parte de los ministerios europeos de Industria y Transporte, y está penado.

En los vehículos nuevos en Alemania, el monto del impuesto sobre el vehículo se calcula con base en las emisiones de bióxido de carbono. Mientras más emisiones, más impuesto debe pagar el propietario.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, declaró en Berlín que el Ministerio de Transporte pidió a Volkswagen establecer un centro de atención a sus clientes para explicarles y ayudarlos a solucionar esos problemas. VW habría aceptado hacerlo.

Bajan calificación

La calificadora Moody’s bajó el miércoles un escalón, de A2 a A3 , la nota de la deuda de Volkswagen, luego de que el grupo alemán reconoció nuevas irregularidades en el control de emisiones de gases de 800,000 coches en todo el mundo.

Este nuevo caso, que se suma al escándalo de los motores trucados en 11 millones de sus automóviles, agrava los riesgos para la reputación de Volkswagen y para sus futuros resultados , aseguró la agencia en un comunicado.

Volkswagen, coloso con 12 marcas y 600,000 empleados en todo el mundo, reconoció el martes nuevas irregularidades en el control de emisiones de gases de otros 800,000 coches en el mundo, y estimó el riesgo financiero en 2,000 millones de euros.

Estas nuevas acusaciones plantean desafíos adicionales sobre la flexibilidad financiera y la competitividad de Volkswagen, y aumenta la preocupación de Moody’s sobre los problemas de control interno y gobernabilidad del grupo , explicó la agencia calificadora.

Las investigaciones de las reguladoras estadounidenses corren el riesgo de ser largas y deberían traducirse no sólo por cierto costo de reparación y una multa, sino también en más supervisión y restricción en el futuro , añadió Moody’s, sin excluir la posibilidad de volver a bajar la nota a mediano plazo.

Su competencia, la agencia Standard and Poor’s, decidió por su parte no cambiar la nota de crédito de VW, que ya había bajado en octubre. Aunque aseguró que la nota quedaba bajo vigilancia negativa en vistas de una posible nueva reducción. (Con información de agencias)

[email protected]