Los títulos de Fibra Uno (Funo) cayeron 6.46% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), a 25.91 pesos, una pérdida de 7,101 millones de pesos en capitalización.

La caída se presentó un día después del escándalo desatado por el daño ambiental causado por la tala de árboles en la zona en donde se construye el desarrollo de usos mixtos Mitikah, al sur de la Ciudad de México.

Sin embargo, analistas coincidieron en que la caída de los títulos del fideicomiso inmobiliario responde más a las condiciones volátiles del mercado que al conflicto por el que la emisora pagaría una multa administrativa y penal por entre 7.6 a 50.3 millones de pesos y enfrentaría la posible cancelación del Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR) que recibió en mayo del 2017.

“La cotización de los Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI) de Funo está reaccionando a temas coyunturales, principalmente a la negociación comercial de Estados Unidos con China y la imposición de tarifas a los tomateros en México”, aseguró un analista bursátil que pidió no ser citado.

A largo plazo

Puntualizó que debido a que Mitikah es un proyecto de largo plazo, el mercado todavía no está incorporando este riesgo, de corto plazo, por el valor que puede crear Funo.

Una caída como en la cotización de los papeles de la emisora no se veía desde el 29 de octubre del año pasado cuando perdió 7.21 por ciento.

Mitikah es uno de los proyectos más importantes para Funo, en el que coinvierte con el CKD Helios. De hecho será el más grande de América Latina, que tendrá una inversión de 20,000 millones de pesos.

El analista recordó que Funo tiene en regla los permisos y licencias de construcción, por lo que “no hay riesgo de que se cancele un proyecto tan importante”, no sólo para el fideicomiso, sino para la Ciudad de México.

Este es el segundo revés que sufre Mitikah en el 2019. En marzo el Gobierno capitalino suspendió la construcción de la segunda torre por los problemas de movilidad y escasez de agua que ocasionaría en la zona.

“La tala de árboles es un tema adicional y tiene un menor impacto que la suspensión que el Gobierno está haciendo en los desarrollos inmobiliarios que no cumplan con los permisos y licencias”, añadió el analista.

Ayer, el tema escaló al Congreso local, pues el presidente de la Junta de Coordinación del Congreso, Ricardo Ruiz, urgió revisar el expediente del citado proyecto y exhortó al Instituto de Verificación Administrativa y a la alcaldía de Benito Juárez, a suspender la obra hasta que se revise la manifestación de impacto ambiental.

“Se exhorta al Instituto de Verificación Administrativa y a la alcaldía de Benito Juárez a ejecutar la suspensión de la obra conocida como proyecto Mitikah hasta que las Secretarías de la Contraloría y Desarrollo Urbano y Vivienda revisen la Manifestación de Impacto Ambiental”, propuso.

judith.dantiago@eleconomista.mx