Las bolsas europeas cerraron este martes en su nivel más bajo en cuatro semanas, luego de que decepcionantes cifras económicas preocuparon a los inversionistas y una rebaja en la perspectiva de Hewlett-Packard golpeó a las acciones tecnológicas.

Cifras mostraron que los inicios y permisos para construcción futura de viviendas en Estados Unidos bajaron en abril, mientras que las cifras de producción industrial del mismo mes se mantuvieron planas.

En Europa, el índice ZEW que mide el sentimiento en Alemania de los analistas e inversionistas fue menor a lo esperado y la inflación en Gran Bretaña tocó un máximo de 2 años y medio.

Las acciones de tecnología estuvieron entre las de mayores pérdidas. El índice europeo de ese sector bajó 2.4% después de que Hewlett-Packard anticipó que la lentitud del mercado de computadores personales y el impacto del terremoto de Japón afectarían las utilidades de la compañía por el resto del año.

Las acciones de ARM Holdings caían 4.6 por ciento.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas cerró provisionalmente con un descenso de 1%, a 1,126.94 puntos, su cierre más bajo desde el 19 de abril.

"La mayor parte de la recuperación en las ganancias desde el 2009 quedó atrás y el progreso, aunque positivo, será menos fácil desde ahora", dijo Don Fitzgerald, director gerente de bolsas europeas en Tocqueville Finance, que gestiona 2,200 millones de dólares.

"Hay aprensiones válidas con respecto a la sustentabilidad de los márgenes, presiones de precios de insumos, finanzas de Gobiernos y el inicio del ciclo de endurecimiento de tasas de interés", agregó.

Las acciones de químicas tuvieron un desempeño bajo el promedio, con un retroceso de 2.4%, mientras que las acciones de automotoras cayeron 2% por cifras que mostraron un declive de 4.1% en las ventas de autos de pasajeros en la Unión Europea el último mes.

"Probablemente sea un verano largo y duro, con volúmenes escasos. Los fondos de cobertura están acortando el mercado y van a volver a apostar en los bonos", dijo un gerente de fondos en Londres.

"También está el tema de Glencore dentro de poco y la gente podría estar juntando efectivo para eso", agregó.

Glencore probablemente fije el precio para su oferta pública inicial (OPI) de acciones en o sobre los 530 peniques, dijeron fuentes cercanas a la operación, lo que valora al mayor intermediario de materias primas del mundo en al menos 36,500 millones de libras (59,000 millones de dólares).

Un sondeo de BofA Merrill Lynch a gerentes de fondos mostró que la confianza de los inversores en el panorama por crecimiento global y utilidades de las compañías se había hundido. Los gestores de fondos redujeron su exposición a las acciones y materias primas y la aumentaron ligeramente a los bonos y el efectivo.

La aversión al riesgo fue más evidente en la fuerte rotación del sector a áreas más defensivas, como productos básicos y farmacéuticos, y alejándose de sectores más volátiles y dependientes del crecimiento, como la energía y materias primas, mostró el estudio.

La crisis de deuda de la zona euro, especialmente la situación en Grecia, llevó a los inversionistas a mantenerse cautos. Jean-Claude Juncker, presidente del Grupo Euro, reconoció que Grecia podría tener que reestructurar sus deudas.

Las acciones griegas, no obstante, avanzaron 1.3 por ciento.