Las bolsas europeas cerraron este jueves a un mínimo de tres meses, porque un alza en los pedidos de subsidios por desempleo mayor a la esperada en Estados Unidos intensificó las dudas acerca de la fortaleza de la recuperación en la mayor economía del mundo.

La crisis de deuda en Grecia también pesó sobre el ánimo inversionista, pese a que los estrategas dijeron que más certidumbre sobre un paquete de rescate y valuaciones baratas en el mercado general podrían traer de vuelta a quienes busquen buenas ofertas.

El sector bancario fue el más castigado debido a su exposición a la crisis griega. El índice bancario europeo STOXX 600 cayó 2.7%, y las acciones de los bancos españoles Banco Santander y BBVA perdieron 4.8 y 5.5 por ciento, respectivamente.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró con una baja de 1.5%, a 1,075.66 puntos, su nivel más bajo desde mediados de marzo. El índice va camino a caer por octava semana seguida, su racha perdedora más larga desde 1998.

"Hay mucho nerviosismo y fragilidad, por temas relacionados con la desaceleración del crecimiento y por si esto afectará las perspectivas de ganancias", dijo Bill Dinning, jefe de estrategia de inversión de Aegon Asset Management, en Edimburgo.

Pero Dinning agregó que las acciones podrían recuperar algo de terreno, apoyadas por medidas para aumentar su valuación y "si hubiera algo de claridad acerca de si las medidas de austeridad de Grecia serán aprobadas".

Este jueves, el nuevo ministro de Finanzas griego trató de explicar las brechas en su plan de austeridad a funcionarios de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional. Los líderes europeos insisten en la necesidad de profundos recortes en el gasto y en alzas de impuestos si Atenas quiere asegurarse fondos y evitar una posible cesación de pagos.

Otra noticia poco optimista fue que los nuevos pedidos de beneficios por desempleo en Estados Unidos aumentaron más que lo esperado la semana pasada, según mostraron cifras oficiales.

Los datos llegan tras un panorama relativamente pesimista para la economía según los comentarios del miércoles del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. El funcionario no dio pistas sobre una nueva ronda de alivio cuantitativo.

Las acciones de BG Group, ENI y BP cayeron entre 2 y 3.1 por ciento. Las acciones de las mineras que bajaron incluyeron las de Vedanta Resources, con un declive de 6.9 por ciento.

En Europa, el índice británico FTSE 100 y el índice alemán DAX perdieron 1.7 y 1.8%, respectivamente. El índice francés CAC40 bajó 2.2 por ciento.

El índice de Thomson Reuters sobre países de la periferia de la zona euro perdió 4.2 por ciento.