Las acciones europeas terminaron la semana este viernes con una módica ganancia, subiendo por séptima jornada consecutiva y registrando su mejor desempeño mensual desde diciembre, pero el volumen de negocios fue escaso debido al feriado en Reino Unido.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas cerró con un alza de 0.3%, a 1,156.81 puntos, y terminó el mes con una subida de 2.7% en abril.

En tanto, el Euro STOXX 50 que agrupa a los papeles de más peso en la zona euro subió 0.2%, a 3,011.25 puntos.

Entre los índices locales, el alemán DAX avanzó 0.5% y el francés CAC 40 ganó 0.1 por ciento.

El volumen en los índices representó respectivamente 80 y 68% de su promedio de 90 días.

Pese al reciente repunte provocado por robustos resultados corporativos, los volúmenes negociados han sido demasiado escasos para confirmar el retorno de una sólida tendencia alcista, dijeron operadores, mientras que las estadísticas muestran que el alemán DAX está maduro para un retroceso.

El índice alemán, que alberga a pesos pesados como Siemens y SA, ha subido 16% desde mediados de marzo y estuvo coqueteando en terreno "sobrecomprado" este viernes.

El fantasma de un euro fuerte golpeando a los exportadores de la región se agitó en las mentes de los inversionistas este viernes, y acciones sensibles a la moneda estadounidense bajaron. EADS y STMicroelectronics cayeron 1.1 y 0.9%, respectivamente.

"Con un euro a 1.50 dólares, la zona euro volverá a estar en recesión en el tercer trimestre de este año. Los inversionistas se darán cuenta entonces del daño causado por un euro 'asesino'", dijo Marc Touati, jefe de investigación económica de Global Equities en París.

A pesar de las persistentes preocupaciones por la crisis de deuda en la zona euro que golpearon a los mercados de deuda soberana de la región en abril, el euro tocó esta semana un máximo de 16 meses a 1.4881 dólares.

Mientras el euro se aproxima a niveles no vistos desde fines del 2009 y podría permanecer firme durante un tiempo, varios administradores de fondos y estrategas calculan que los mercados bursátiles de la región alcanzarán un umbral de preocupación pronto.

Philippe Nahum, jefe de B*Capital, dijo que el repunte del euro ha tomado a varias compañías con la guardia baja.

"Pero las acciones no han sido afectadas de la misma manera. Firmas europeas que producen en la zona euro son castigadas porque pierden competitividad (...) Pero otras que producen fuera de la zona euro y venden dentro de la zona podrían salir ganando", señaló el analista.