Las bolsas europeas cerraron este viernes a la baja y registraron su mayor caída semanal en dos meses y medio, después de que los decepcionantes datos de empleo en Estados Unidos aumentaron la preocupación por la recuperación económica.

Sin embargo, las pérdidas se frenaron al final de la jornada gracias a que Grecia dijo que las conversaciones con el equipo inspector de la Unión Europea y el FMI concluyeron con éxito, lo que abre el camino a nuevos préstamos para un país agobiado por la deuda.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas cerró con una caída de 0.4%, a 1,111.51 puntos, tras tocar un mínimo intradía a 1,102.00 puntos, un nivel no visto desde el 21 de marzo. El índice acumuló una caída semanal de 2 por ciento.

Las acciones cíclicas figuraron el viernes entre los valores de peor comportamiento. Los títulos de Rio Tinto perdieron 0.8% y las de Total cayeron 0.7 por ciento.

"El mercado ha mostrado una sólida resistencia durante el último tiempo, pero con las crecientes dudas respecto al crecimiento económico, podríamos entrar en una montaña rusa", dijo Jacques Henry, analista de Louis Capital Markets en París.

En los mercados locales, el índice FTSE 100 de la bolsade Londres ganó 0.1%, el alemán DAX subió 0.5%, y el francés CAC 40 cerró estable.

Las acciones de los mercados periféricos de la zona euro ganaron terreno, lideradas por la recuperación de 4.4% del índice referencial de la bolsa griega.

El país ha estado luchando por cumplir con los objetivos establecidos en el programa de rescate de la UE y el FMI de 110,000 millones de dólares que lo salvó de la bancarrota el año pasado

Los inversionistas están preocupados por la posibilidad de una reestructuración de la deuda del país, lo que dañaría particularmente a los bancos europeos.

Las acciones de la mayoría de los bancos europeos ganaron terreno, con alzas de 2.1% en Credit Agricole y del 1.4% en BBVA.