Las acciones europeas cayeron este lunes debido a que los papeles de bancos se vieron afectados por una baja en la calificación de crédito de Grecia, y esa debilidad se intensificaría a medida que crece la expectativa de que el país deberá reestructurar su deuda.

Los bancos fueron los más golpeados ante temores por posibles pérdidas de tenedores de bonos en caso de una reestructuración. El índice STOXX Europe 600 del sector bancario registró una caída de 1.3 por ciento.

Dentro del sector, las acciones de Barclays retrocedieron 1.3 por ciento. El banco británico y su par HSBC tendrán un impacto negativo combinado de más de 2,000 millones de dólares tras abandonar su lucha por evitar compensar a clientes a quienes se les vendieron seguros de forma inadecuada.

Las acciones de HSBC perdieron 0.5%, presionadas también por su reporte de una caída de 14% en sus utilidades del primer trimestre.

S&P rebajó la calificación de la deuda soberana a largo plazo de Grecia a B desde BB- porque ve un riesgo cada vez mayor a que el país tome medidas para reestructurar los términos de su deuda privada.

Agregó que podría ser necesaria una reducción de 50% o más en sus pasivos para hacerlo sustentable.

Agregando nerviosismo a la jornada, la agencia Moody's colocó la calificación de Grecia en revisión para una posible degradación tras el cierre de los mercados.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones de Europa cerró con una caída de 0.4%, a 1,140.23 puntos.

Analistas dijeron que la atención se estaba centrando en otros países periféricos de la zona euro altamente endeudados, que podrían tener problemas para financiar sus deudas.

El índice español IBEX 35 y el italiano FTSE MIB perdieron 2 y 1.3 por ciento, respectivamente.

"Generalmente el crecimiento es insuficiente para financiar el costo de la carga de deuda de Grecia, Irlanda y Portugal. Si Grecia reestructura su deuda, la gente va a empezar a preguntar quién será el siguiente", dijo Andrea Williams, de Royal London Asset Management.

Una caída mayor en los mercados bursátiles fue limitada por una tendencia positiva en los indicadores técnicos. El índice FTSEurofirst 300 permaneció por encima del promedio de movimiento de los últimos 50 días a lo largo de la sesión, con un nivel de soporte a 1,133.48 puntos.

Los analistas esperan que el mercado bursátil se mantenga en un rango ajustado en el corto plazo.

"Seguimos teniendo la idea de que el mercado tendrá máximos significativos en el segundo semestre, cuando finalice la liquidación en materias primas y con perspectivas positivas para la inflación en los mercados emergentes y el crecimiento en los mercados desarrollados en el segundo semestre", dijeron estrategas de JP Morgan en una nota.

Otro papel que tuvo movimiento fue el de MAN, que subió 1.5% luego de que Volkswagen avanzó con su plan de combinar las unidades MAN y Scania de fabricación de camiones haciendo una oferta en efectivo para incrementar su participación en MAN.

Las acciones de Scania subieron 3.7%, mientras que las de Volkswagen cayeron 2.2 por ciento.