NUEVA YORK.- Las acciones estadounidenses subían el viernes, por cuarta sesión consecutiva, antes del inicio de la temporada de resultados trimestrales.

La mayor parte del avance de las acciones, en una semana volátil y con un escaso volumen de negocios, estaba impulsada por la expectativa de que las empresas reporten sólidas ganancias corporativas para el segundo trimestre.

La temporada de resultados comienza el lunes con el productor de aluminio Alcoa, cuyas acciones subían 1.4 por ciento.

Por otro lado, los papeles de Google Inc avanzaban 2.2% luego de que la firma dijera que China renovó su licencia de internet, lo que evitó el cierre del servicio de búsquedas en el mayor mercado del mundo.

El índice S&P 500 está encaminado a su mejor semana del año, aunque los inversionistas siguen preocupados sobre la posibilidad de que la economía caiga en recesión.

Incluso si el viernes cierra en alza, el S&P 500 sigue 12% por debajo de los niveles de abril y pierde 4% en lo que va del 2010.

Bruce Bittles, estratega jefe de inversiones de Robert W Baird & Co, dijo que, tras los movimientos de esta semana, el S&P 500 podría apuntar a superar los 1,100 puntos.

"Tenemos más posibilidades de una subida antes de que se acabe este movimiento", dijo Bittles.

"La zanahoria son las ganancias y creo que el catalizador es la condición de sobreventa que teníamos y el pesimismo de las últimas semanas", agregó.

El promedio industrial Dow Jones subía 0.22% a 10,161.70 puntos, mientras que el más amplio Standard & Poor's 500 trepaba 0.21% a 1,072.50 unidades.

El índice compuesto Nasdaq avanzaba 0.27%, a 2,181.29 unidades.

Las ventas mayoristas de Estados Unidos cayeron inesperadamente por primera vez en más de un año, lo que elevó los inventarios al mayor nivel en 11 meses, según un informe del ´gobierno.

Recientes datos destacaron una desaceleración del crecimiento de los sectores fabril y de servicios, una debilidad del mercado inmobiliaria y un estancamiento del empleo, aunque muchos analistas creen que es temprano para decir que Estados Unidos haya entrado en otra recesión.

"Si hubiera una posibilidad de una doble recesión no creo que sea inminente. No estoy diciendo que hay una posibilidad de 90%, hay 50% de probabilidades", dijo Kim Caughey, analista de Fort Pitt Capital Group.