NUEVA YORK.- Las acciones de Estados Unidos caían el viernes debido a datos que mostraron que el gasto del consumidor se mantuvo inesperadamente estable el mes pasado y el crecimiento de la actividad de negocios se desaceleró en la zona central del país.

Los inversionistas aprovechaban por guardarse las ganancias antes de un fin de semana largo y luego de la escalada del mercado en la sesión previa.

El sector de la energía se destacaba entre las bajas del viernes, un día después que el segmento de la energía de S&P registró su mayor alza en 14 meses.

Los papeles de Halliburton se hundían 7%, a 25.09 dólares, y los de Schlumberger descendián 5.3%, a 56.63 dólares.

"Hay que tomar en cuenta cierta digestión luego de la movida fuerte de ayer", dijo Manny Weintraub, gerente general de Integre Advisors en Nueva York.

"También, los factores económicos que causaron la caída este mes siguen allí", dijo Weintraub.

Mayo se perfila como el peor mes para los mercados desde febrero del 2009, luego de un máximo de 18 meses a fines del mes pasado, debido a que los inversionistas reaccionaron ante una posible crisis de deudas en Europa y sus implicaciones para el crecimiento global.

El Departamento de Comercio dijo que abril fue el primer mes desde septiembre en que el gasto de consumo no aumentó, pero la mayor alza en el ingreso real disponible en casi un año brindaba esperanzas a que el gasto volverá en próximos meses.

El promedio industrial Dow Jones bajaba 0.47%, a 10,211.77; mientras que el índice Standard & Poor's 500 descendía 0.49%, a 1,097.72, y el índice Nasdaq Composite restaba 0.64%, a 2,263.17 unidades.

Los papeles de Apple Inc trepaban 1.4%, a 256.80 dólares, luego que los clientes de Asia y Europa se abalanzaron sobre sus tiendas para ser los primeros en tener un iPad en su lanzamiento fuera de Estados Unidos.

Bank of America Merrill Lynch elevó el precio objetivo de Apple en 25 dólares, a 325 dólares, y mantuvo su recomendación de "comprar".

Los resultados sólidos del minorista de ropa J Crew Group Inc propulsaban a sus acciones 4.2%, a 45.70 dólares, y ayudaban a limitar las bajas del sector minorista.