NUEVA YORK.- Las acciones de Estados Unidos caían con fuerza el martes tras un derrumbe de la confianza de los consumidores y renovadas preocupaciones sobre los problemas fiscales de la zona euro, ante de un masivo repago de préstamos al Banco Central Europeo.

El índice S&P cayó cerca de su nivel más bajo del 2010, lo que los analistas creen que podría disparar una ola vendedora.

La confianza de los consumidores cayó fuertemente en junio, tras subir durante tres meses, en medio de renovadas preocupaciones sobre el mercado laboral, informó el Conference Board.

El derrumbe de la confianza se sumó a las preocupaciones sobre una posible falta de liquidez de más de 100,000 millones de euros en el sistema financiero debido a que los bancos europeos deben devolver el jueves préstamos de emergencia por 442,000 millones de euros (545,500 millones de dólares).

"No fue bueno. Es la continuidad de lo que hemos visto esta mañana, primero en China, luego en Europa y ahora en Estados Unidos", dijo Bart Barnett, jefe de acciones listadas de Morgan Keegan & Co.

El promedio industrial Dow Jones bajaba 2.45%, a 9,889.65 puntos, mientras que el más amplio Standard & Poor's 500 perdía 2.74%, a 1,045.12.

El índice compuesto Nasdaq cedía 3.09%, a 2,152.13 puntos.

El Conference Board corrigió temprano el desempeño de su principal índice económico de China a un aumento de 0.3% en abril, desde un crecimiento estimado inicialmente en 1.7 por ciento.

La corrección llevó a los inversionistas a desprenderse de activos riesgosos, lo que incrementó la corriente vendedora a nivel global. El índice referencial de la bolsa de Shanghái cayó 4.3% a su nivel más bajo en 14 meses.

"El nivel de la moderación es lo que alarmó a los mercados, dado que se produce en el contexto de una fragilidad económica en Estados Unidos y Europa, y en momentos en que miramos a Asia como salvador de la economía mundial", dijo Peter Boockvar, estratega de renta variable de Miller Tabak + Co.

Los futuros de petróleo estadounidense caían 3.4%, a 75.61 dólares por barril, mientras que el euro tocó un mínimo histórico frente al franco suizo y su nivel más bajo en ocho años y medio contra el yen.

Al moverse en línea con las acciones, el euro se ha convertido en un referencial de la aversión al riesgo.

La tasa Libor en euros a tres meses, el precio que los bancos europeos se cobran entre sí para préstamos de corto plazo, subió a un máximo de ocho meses.

El índice de volatilidad CBOE, conocido como un indicador del miedo de Wall Street, subía 16% a un máximo de sesión de 34.39.