Las acciones de Disney (DIS) subieron más de 5.3% el pasado jueves tras conocerse el reporte de ganancias de la empresa, el que superó las expectativas de los analistas. Los diferentes segmentos de la compañía mostraron una evolución favorable. Además, la empresa se encuentra bien posicionada desde una perspectiva de mediano plazo.

En general, Disney ha mostrado una sólida tendencia de crecimiento a lo largo de los últimos años, y el último trimestre no fue para nada la excepción. Tanto las ventas como las ganancias de la firma estuvieron por encima de los estimados de Wall Street.

Disney reportó un crecimiento de ventas del 9% para el trimestre terminado en Diciembre del 2013 hasta alcanzar los 12,310 millones de dólares, superando el estimado promedio de los analistas en la zona de 12,250 millones. Además, las ganancias ajustadas por acción crecieron en un 32% interanual, llegando a la zona de 1.04 dólares por unidad frente a los pronósticos de los analistas en niveles de 0.92 dólares por acción.

Los cinco segmentos de negocios de la empresa mostraron ganancias operativas crecientes, y márgenes de rentabilidad en aumento frente al mismo trimestre del año anterior. El segmento de medios, el más grande de la compañía tuvo un aumento del 20% en sus resultados operativos debido principalmente al crecimiento en la facturación de su canal de deportes ESPN.

La división de parques y resorts incrementó sus ganancias en un 16%, productos de consumo creció un 24% y el segmento interactivo incrementó sus ganancias hasta los 55 millones de dólares en el trimestre frente a una base comparativamente baja de 9 millones en el mismo período del año anterior.

Un dato saliente fue el notable crecimiento en el segmento de cinematográfico, el cual incrementó su facturación en un 23% interanual hasta alcanzar la zona de 1,900 millones de dólares. Las ganancias operativas en esta unidad de negocios crecieron incluso a un ritmo más elevado, con un aumento del 75% frente al año anterior.

Esto no sólo tiene un impacto financiero concreto sobre el negocio durante el período en cuestión, sino que este segmento tiene implicaciones considerables en términos de las tasas de crecimiento de la empresa en los años siguientes.

Disney es una compañía única en el negocio del entretenimiento debido a su capacidad extraordinaria para monetizar sus activos y franquicias mediante múltiples plataformas con el paso del tiempo.

Un estreno cinemtográfico exitoso no solo implica mayores ventas y ganancias para la empresa en el corto plazo, sino que Disney se beneficia también de negocios como la venta de DVDs, merchandising, shows teatrales y atracciones en parques de diversiones, entre otras alternativas.

Por lo tanto, un año positivo en el segmento de estudio cinematográfico tiene implicaciones positivas en lo que respecta al futuro de la empresa en el mediano plazo.

Teniendo esto en cuenta, el reciente éxito de las últimas producciones como The Avengers y Frozen implica un amplio abanico de posibilidades para la empresa en el mediano plazo.

Disney ha estado expandiendo su franquicia de superhéroes lanzando nuevas películas con popularidad creciente. Iron Man 3, por ejemplo, recaudó 1,200 millones de dólares contra 632 millones generados por Iron Man 2. A medida que crece la popularidad de sus franquicias y personajes, la firma logra incrementar sustancialmente la rentabilidad de sus operaciones.

La última película de animación Frozen se ha convertido en un explosivo éxito de taquilla, generando más de 870 millones de dólares a pesar de que todavía no fue estrenada en algunos mercados claves como Japón. Las ventas de merchandising se muestran especialmente alentadoras, y Disney ya está trabajando en una producción teatral inspirada en Frozen.

Técnicamente, las acciones realizaron un gap alcista luego del anuncio de ganancias y se encuentran ahora testeando nuevos máximos en niveles de 77 dólares por unidad. Una ruptura alcista de dicha resistencia sería una señal contundente sobre la vigencia de la tendencia ascendente.

Hacia la baja en cambio, el nivel de 75 dólares puede actuar como soporte de corto plazo al marcar niveles de mínimos posteriores al gap y soporte de la tendencia alcista que comenzó en Agosto.

Debajo de ese nivel, la zona de 70 dólares por acción es un área clave de mediano plazo al haber funcionado como soporte durante finales del año pasado y en los primeros días del mes de Febrero.

Disney cotiza a un ratio precio/ganancias de 16.5 veces sus resultados estimados para el año 2015, una valuación que no resulta excesiva considerando la calidad de la compañía y su sólida performance financiera.

fondos@eleconomista.com.mx