Las Acciones de Deutsche Bank cayeron 7.89% a 17.63 euros, cada una, en la Bolsa de Valores de Frankfurt, después de que la entidad anunció un aumento de capital de 8,000 millones de euros (8,480 millones de dólares), algo que su presidente ejecutivo, John Cryan, había calificado antes como el último recurso.

El incremento de capital es el cuarto desde el 2010. Junto con una salida parcial a Bolsa de la unidad de gestión de activos y la venta de otros activos, la decisión debería elevar su ratio de capital estructural -una medida clave para los reguladores- por encima de 13% desde 11.9% de fines de 2016.

El mayor prestamista de Alemania, afectado por costos de litigios y depreciaciones, está detrás de sus rivales de Wall Street. Ha pasado los últimos 18 meses reduciendo su cartera, prescindiendo de malos clientes e intentando actualizar su tecnología.

La duda es si será su último incremento de capital o si el banco necesitará más en los próximos años. Hasta ahora ninguna de las medidas de reestructuración ha dado frutos , dijo Stefan de Schutter, operador de la firma Alpha, con sede en Frankfurt.

Las nuevas acciones representan una dilución de un tercio de los accionistas existentes, entre los que se cuenta Qatar, propietario de 10 por ciento.

Los títulos de Deutsche Bank ya habían caído más de 1% el viernes.

Se reorganiza

El domingo Deutsche Bank elaboró una estrategia que incluyó una reorganización de algunos de sus negocios, el abandono de un plan para vender su banco Postbank German y la promoción de dos ejecutivos como vicepresidentes.

Las acciones europeas cerraron en baja el lunes, lideradas por el sector bancario, arrastrado por el derrumbe de los títulos de Deutsche Bank.

La caída de las acciones de Deutsche Bank se convirtió en el peor lastre del STOXX 600 y arrastró además al índice del sector bancario europeo , que perdió 1.2 por ciento. Los papeles de Credit Suisse y Banco BPM bajaron más de 4 por ciento.