Boeing Co refirió el martes que hasta mediados de año no espera obtener la aprobación para que vuelva a operar su avión 737 MAX, debido a potenciales acontecimientos en el proceso de certificación y a las fiscalizaciones de organismos regulatorios a su sistema de control de vuelo.

Boeing agregó que informó a las aerolíneas y a los proveedores de su nueva estimación, que significa un retraso respecto a previsiones anteriores.

El fabricante de aviones con sede en Chicago ha estado actualizando el software y el sistema de control de vuelo del 737 MAX para resolver las fallas que han jugado un papel clave en dos accidentes —en Indonesia y Etiopía— que dejaron 346 muertos en cinco meses.

Las acciones de Boeing cayeron hasta 5%, a 307.88 dólares, después de la noticia, aunque cerraron con una baja de 3.33% a 313.37 dólares.

Reuters informó la semana pasada que los reguladores habían retrasado los plazos para la aprobación del avión, que ha estado en tierra desde el segundo accidente fatal ocurrido en marzo.

“El regreso del MAX a sus operaciones de manera segura es nuestra prioridad número uno y estamos seguros de que sucederá”, informó Boeing en un comunicado. “Reconocemos y lamentamos las continuas dificultades que la suspensión del 737 MAX ha generado a nuestros clientes, nuestros reguladores, nuestros proveedores y al público en general”.

Boeing comunicó que proporcionará información adicional cuando entregue sus resultados trimestrales la próxima semana.