Las pérdidas en las bolsas de valores prevalecieron en la sesión de ayer y la peor parte se la llevaron los bancos.

En Nueva York, los títulos de las principales entidades financieras se colapsaron.

En el promedio industrial Dow Jones, los papeles de Bank of America encabezaron las pérdidas con un retroceso de 7%; por su parte American Express y JP Morgan cayeron 4.3%, cada uno.

En el S&P, los inversionistas castigaron los títulos de Goldman Sachs que perdieron 4%; Citigroup, 3.3%; Morgan Stanley, Wells Fargo y la aseguradora AIG retrocedieron, 5.6, 4.5 y 2.5%, respectivamente.

En España, el Banco Popular perdió 5.67%, el BBVA 4.76% y Santander, 4.59 por ciento.

La caída se dio en medio de las advertencias de la agencia Moody’s, que considera posible que la rebaja de la calificación de riesgo de los bancos griegos por la debilidad de la deuda soberana del país, se contagie a entidades financieras de Portugal, España, Italia, Irlanda y Reino Unido.

Precio de deudas, en máximos

El anuncio de que el Banco Central Europeo no recompraría deuda soberana, disparó las ventas en los mercados de deuda.

De manera que el diferencial entre la deuda pública española y la alemana, tomada de referencia en Europa, finalizó en máximos, tras superar los 163 puntos base, el spread más amplio entre esos bonos desde casi 14 años.

El diferencial de la deuda de Grecia con la alemana fue de 738 puntos base, mientras que frente a Portugal la diferencia es de 331 puntos.

A decir de analistas, los precios de las acciones y los bonos han caído, lo cual hace que aumente el costo de la deuda de los gobiernos y empresas; que los bancos tengan mayores pérdidas en sus carteras de las esperadas y, por ende, reduzcan su concesión de créditos.

Lo anterior explicaría parte el porqué los papeles de las instituciones financieras son los primeros en venderse.

garagon@eleconomista.com.mx