Madrid.- La compañía de energías renovables española Abengoa anunció este miércoles que se dirige hacia la suspensión de pagos, tras la ruptura de un acuerdo con una compañía del grupo Gestamp, que iba a inyectarle dinero para reducir su deuda.

Tras haber estado suspendida hasta el mediodía en la Bolsa de Madrid, la cotización de Abengoa se hundía 47.47% a 0.47 euros en un mercado que perdía un 0.34 por ciento.

NOTICIA: Abengoa se adjudica cuatro proyectos en Chile por 180 mdd

Gonvarri, filial de la compañía de componentes de automóviles vasca Gestamp, ha dado "por terminado el acuerdo de base" que preveía la toma del 28% del capital de Abengoa y la aportación de 350 millones de euros, lo que lo habría convertido en su primer accionista, según un comunicado.

Abengoa emplea a 24,000 personas en todo el mundo.

Gestamp considera que no se han cumplido los prerrequisitos de este acuerdo, que preveían un apoyo financiero importante por parte de los acreedores, según este comunicado.

NOTICIA: Abengoa construirá red eléctrica en Chihuahua

Abengoa "continuará el proceso de negociación con sus entidades acreedoras con la finalidad de alcanzar un acuerdo que garantice la viabilidad financiera" de la compañía, en el marco del concurso de acreedores que va solicitar "a la mayor brevedad".

La empresa dispone de cuatro meses para buscar una solución con sus acreedores, sin lo cual se vería abocada a la quiebra.

Si la empresa se declarara en quiebra sería una de las mayores de la historia de España. La última gran quiebra se oficializó en marzo pasado y afectó a al promotor inmobiliario Martinsa-Fadesa.

NOTICIA: Abengoa y Toshiba construirán central energética en GB

La ruptura complica los proyectos de Abengoa que quería realizar un aumento de capital de 650 millones de euros, que debía ser suscrito en parte por sus acreedores.

Los bancos HSBC, Banco Santander y Crédit Agricole se habían comprometido a suscribir la mayor parte de esta ampliación de capital, junto a la familia fundadora Benjumea y el fondo estadounidense Wadell&Reed.

La empresa sevillana, con una deuda de 6,500 millones de euros a finales de junio, está en dificultades desde hace más de un año y esperaba reducir así su deuda.

mac