AT&T estima que alcanzará la rentabilidad de su operación en México en algún momento del segundo semestre de 2019, luego que su resultado neto para el periodo abril-junio, aunque también fue una pérdida, permite advertir que la empresa está en línea de conseguir sus objetivos financieros a un lustro de su llegada al país con la compra de Nextel-Iusacell/Unefon. 

La telefónica reportó una pérdida neta de 207 millones de dólares para su operación mexicana en el segundo trimestre del año, una mejoría para sus finanzas considerando que hace un año registró una pérdida de 217 millones de dólares. La reducción de la pérdida neta interanual fue de 4.6 por ciento.

“La pérdida neta operativa fue de 207 millones de dólares y mantiene también la línea objetivo para el EBITDA y a punto de alcanzar el equilibrio financiero en la segunda mitad de 2019”, escribió AT&T en su reporte financiero general del trimestre.

En el primer trimestre de 2019, AT&T había reducido sus pérdidas netas interanuales en 20.8%, de 259 millones de dólares reportados como pérdida para México en el primer trimestre de 2018, a 205 millones de dólares en el primer cuarto de este año.

AT&T anunció en prensa a su arribo en 2015 que alcanzaría la rentabilidad de su negocio mexicano entre el último trimestre de 2018 y el primero de 2019, poco después de que concluyera la construcción de su red 4G-LTE con cobertura potencial para atender a cien millones de mexicanos.

Pero AT&T enfrentó obstáculos como la desaceleración de la economía mexicana y la presión de la competencia de Telcel y Movistar, más los operadores móviles virtuales, que sólo en el primer trimestre de 2019 le arrebataron 69,000 usuarios de pospago, contra los 109,000 de contrato que había ganado en el primer cuarto de 2018. En tanto que la economía mexicana pasó de un crecimiento de 2.5% en 2015 a uno de 2.0% en 2018 y con la estimación de que crecerá 0.9% en 2019. 

La compañía, para lograr su punto de equilibrio en México, ha modificado planes de servicio, lanzado otros nuevos; expandido cobertura y se ha desprendido de activos intangibles no estratégicos como sus frecuencias en el espectro de los 800 MHz, que resolvió devolverlos al Estado por no hacer sentido a su plan de despliegue de redes y con lo que de paso se ahorrará recursos por pagos de derechos por explotación de espectro.

AT&T también ha barajado la posibilidad de sacar al mercado su participación del 41% que mantiene en el sistema de televisión satelital Sky de Grupo Televisa.

Los ingresos por servicio destacan en el 2T de AT&T

AT&T ingresó 725 millones de dólares en México entre abril y junio pasados, 4.0% arriba del mismo trimestre de 2018.

De entre los ingresos generales, el rubro de los ingresos por servicios destacó con un crecimiento de 14.9% en el trimestre para sumar 479 millones de dólares y compensó bajas parciales en la venta de equipos.

En el trimestre, AT&T llegó a 18.021 millones de consumidores en México, 5.48 millones en pospago y 12.18 millones en pospago.

El periodo abril-junio, sin embargo, fue negativo sobre todo para el segmento de pospago debido que AT&T perdió 153,000 usuarios de contrato en el trimestre y 222,000 totales en todo el primer semestre de 2019, cuando en la primera mitad de 2018, por ejemplo, había ganado 251,000 clientes de pospago.

AT&T también desaceleró su crecimiento en prepago, al atraer a 401,000 nuevos usuarios, contra 611,000 que atrajo entre abril y junio de 2018, una desaceleración interanual de 34.4% y ésta se profundizó a 51.9% en la medida semestral: 515,000 nuevos abonados de prepago logrados, contra 1 millón, 70,000 del primer semestre de 2018.

La compañía consiguió adiciones netas de usuarios por 299,000 clientes entre abril y junio de 2019, contra 756,000 del mismo trimestre de hace un año, una desaceleración de 60.4 por ciento.