Por su modelo de negocio y su estrategia de financiamiento, Consorcio ARA se ha librado de la crisis financiera que afecta a las grandes empresas desarrolladoras de vivienda.

La estrategia consistió en atenerse a su flujo de caja y con base en ello realizar las inversiones para la edificación de nuevos proyectos.

ARA no ha sido tan agresiva en su plan de trabajo y por la misma situación no ha caído en grandes problemas de endeudamiento, comentó Javier Gayol, analista de Grupo Bursátil Mexicano.

En ese sentido al tercer trimestre del 2013 la deuda neta de ARA fue de 1,839 millones de pesos, lo cual representa una razón deuda/EBITDA de 2.67 veces.

Si bien la utilidad neta de ARA sumó 91.7 millones de pesos al tercer trimestre del 2013, que resultó 27.4% menor a lo observado en igual lapso del 2012, su comportamiento en la Bolsa Mexicana de Valores fue favorable, ya que el precio su acción creció 23.7% de enero a diciembre del año pasado.

Otra razón por la cual esta desarrolladora no ha sido afectada por la crisis es su segmento de consumidores, el cual se enfoca en familias de clase media y alta, mismas que adquieren vivienda residencial, añadió Marco Medina, analista de Banco Ve por Más.

Por lo anterior, el consorcio no ha tenido que recurrir al subsidio del gobierno federal para la vivienda de interés social, cuyas reglas cambiaron con la llegada del nuevo gobierno y fueron determinantes para las grandes constructoras.

Roberto Solano, analista de vivienda y construcción en Monex, consideró que aunque ARA también tuvo débiles resultados el año pasado, no fueron tan negativos como los de los demás , dijo.

Tampoco descartó la posibilidad de que ARA realice un Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces con sus desarrollos comerciales con el propósito de hacerse de más recursos y la posibilidad de diversificar su negocio.

[email protected]