La Asociación de Bancos de México (ABM) descartó que impulsar la transparencia en el sistema financiero mexicano haga necesario que las instituciones listen sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

De acuerdo con el presidente Ejecutivo de la ABM, Luis Robles Miaja, restringir las emisiones subordinadas -instrumento de capitalización que emiten los bancos y que forma parte del capital fundamental- sólo restaría ventaja a la banca.

Explicó que de acuerdo con las nuevas reglas de capital del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (Basilea III), en caso de que el banco tenga un problema de capital o de solvencia, estas emisiones pueden convertirse en acciones o hacer una cancelación de dicha deuda.

La dinámica que quiere usar la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para estimular la cotización de los bancos en la BMV es abriendo la posibilidad de que se emitan estas notas para que en casos de solvencia se conviertan en acciones, indicó.

Sin embargo, la ABM rechaza la propuesta pues nos pone en una posición de desventaja frente a otros países e intermediarios que pueden emitir con la facilidad de cancelación; esto es una desventaja sobre bancos alemanes, franceses, al no tener los bancos mexicanos esa posibilidad .

Sostuvo que no es correcto establecer más restricciones en México cuando no se deriva de un tema prudencial, sino que lleva como único objetivo estimular la colocación de acciones en la Bolsa.

Robles Miaja comentó además que para algunos bancos va a ser difícil, costoso e inviable emitir en la BMV debido a su menor tamaño y escaso capital, pues les daría baja o nula bursatilidad.

Se llegaría a lo absurdo de que para emitir notas subordinadas se tenga que inscribir en la Bolsa, cuando es demasiado el peaje de estar listado y sin tener ninguna bursatilidad y ventaja , abundó.

Respecto al tema de la transparencia, señaló que en la actualidad muchos bancos han emitido instrumentos de deuda en la Bolsa y en mercados internacionales, lo que les obliga a tener una transparencia equivalente a la de una emisora bursátil.

Ya existe esa obligación entonces no se ve la ventaja real de lograr ese objetivo a través de un liste de acciones en la Bolsa Mexicana de Valores , insistió.

Reiteró que la legislación sería más restrictiva respecto a la legislación internacional y sin ningún efecto prudencial .

Para lograr mayor transparencia, planteó hacer a un lado el lado regulatorio respecto a la solicitud a los bancos de publicar la misma información de una emisora de la BMV a través de la CNBV.

De ahí, reveló que la Asociación ha manifestado a la CNBV serias dudas cuando se le planteó por primera vez el tema, por lo que esperarán a la siguiente reunión en donde la CNBV buscará afinar los detalles para enviar la propuesta a Cofemer- para ver realmente la propuesta en blanco y negro.

Respecto a la aplicación de los nuevos acuerdos de capital o Basilea III, Luis Robles Miaja afirmó que el sistema bancario en general está listo para la aplicación de dichos criterios sin que ello represente una afectación relevante para el sector.

Sin embargo, reconoció que derivado del tamaño de algunas instituciones, quizás pueda verse mermado de manera marginal su Índice de Capitalización, pero tampoco al grado de poner en peligro su solvencia financiera.

De acuerdo con la CNBV, la aplicación de estas nuevas reglas de capital implicaría elevar de 10.0 a 10.5% el Índice de Capitalización aceptado como mínimo en el sistema financiero mexicano.

No obstante, en la actualidad el sector cuenta con un ICAP promedio superior a 15% y el más bajo observado entre los 42 bancos existentes se encuentra por arriba de 12 por ciento.

klm