Durante la mayor parte del año pasado, los mercados emergentes se enfrentaron a la incertidumbre causada por la reducción de los estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos, la cual los llevó a experimentar estragos económicos importantes. En el 2014, el panorama indica más de lo mismo.

El diario financiero The Wall Street Journal refirió que los flujos de capital van disminuyendo cada vez más esto sumado a mercados emergentes con fundamentos poco firmes a causa de años de acelerada expansión económica, lo cual aleja a los mercados emergentes del crecimiento global.

La influyente publicación informó que los mercados emergentes están saliendo de un año con un rendimiento pésimo en medio de un entorno de alzas en los precios de los activos y un creciente apetito por el riesgo en casi todas partes.

Agregó que durante los últimos 12 meses, el índice de acciones de mercados emergentes( MSCI), en dólares, ha caído 10% y el índice de bonos soberanos de mercados emergentes de Merrill Lynch ha bajado 17 por ciento.

Los inversionistas que colocaron el exceso de efectivo en inversiones en mercados emergentes (debido a que las compras de bonos del Tesoro por parte de la Fed habían reducido los rendimientos) pusieron reversa.

Entre junio y diciembre del 2013, los inversionistas retiraron 89,000 millones de dólares de fondos de acciones y bonos de mercados emergentes, según EPFR Global.

Según el Wall Street Journal, los inversionistas ahora huyen sobre todo de países con amplios déficit de cuenta corriente, entre ellos los llamados cinco frágiles: Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía.

El grupo depende de dinero extranjero para cerrar la brecha. La incertidumbre política es otro lastre.

Salman Ahmed, estratega global de renta fija en Lombard Odier Asset Management en Londres, dijo que mercados como el de México, donde la economía es más equilibrada, son opciones esperanzadoras; Turquía, por ejemplo, no lo es.

A largo plazo, sin embargo, los mercados emergentes son atractivos. En ningún mercado emergente encontrará los ratios de deuda-PIB que se ven en Europa , expresó.

Estos países no están para nada cerca de los problemas que tuvieron en el 2003 o a fines de la década de 1990 , comentó.

[email protected]