Los rendimientos de la deuda del Tesoro estadounidense bajaron debido a un aumento menor al esperado por los analistas sobre el dato de inflación de abril, tras reducirse los temores de que los precios al consumidor estén cobrando excesivo impulso por el repunte de los hidrocarburos.

La tasa de interés del bono a plazo de 10 años disminuyó a un mínimo en la sesión de 2.948%, tras haber superado el nivel psicológico de 3% en la jornada del miércoles.

El repunte de los precios del petróleo esta semana tras el anuncio del presidente Donald Trump del retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, impulsaron los rendimientos de los bonos del Tesoro antes del reporte del índice de precios al consumidor.

Aunque los precios del petróleo contribuyen a la aceleración de la inflación, están excluidos de la medición subyacente del índice que observa la Reserva Federal para determinar el nivel de las tasas.

El dato débil de la inflación subyacente del jueves “no es suficiente para descarrilar el alza de junio de la Fed, pero apunta a tasas más bajas más allá de la curva”, dijo Ian Lyngen, jefe de Estrategia de Tasas Estadounidenses de BMO Capital Markets.

El rendimiento de las notas del Tesoro a 10 años cerró en 2.97%, con respecto a la cotización anterior, representó una baja de 3.4 puntos base, mientras la tasa del bono a 30 años cotizó en 3.119%,  una reducción de 3.5 puntos base frente al final de la sesión previa.

El Departamento de Trabajo dijo que el índice de precios al consumidor subió 0.2% en abril, frente a una caída de 0.1% en marzo. La inflación subyacente, que excluye los volátiles costos de alimentos y energía, avanzó 0.1%, tras dos meses de aumentos de 0.2 por ciento.

Descuentan alza de tasas

El analista económico senior de CIBanco, James Salazar, comentó que los actuales niveles alcanzados por los bonos a 10 años de EU, ya descontaron los dos incrementos esperados en la tasa de interés que pretende hacer la Fed en lo que resta del año. (Con información de agencias)

[email protected]